Capítulo 4: Extraño comportamiento

213 23 0


-Lo siento...pero el príncipe Vegeta tenía un lenguaje muy vulgar y era muy cruel. De verdad lo siento si lo incomoda....

El cura la miró sorprendido por la educación de la chica.

-No te preocupes, ya te dije que no voy a limitarte en tu relato, además he escuchado cosas peores.

-Lo que escuchará será aun peor... me disculpo de antemano. -La chica que se había sentado junto a él de nuevo, se levantó y caminó hasta otra ventana que era igual a la otra, pero se podía ver unas enormes montañas preciosas.

-El sol rojo se está ocultando... se terminó la hora del té...

-La hora del té?...

La mujer cerró los ojos.

-Enserio, disculpe por lo que voy a contar más adelante... pero para que entienda las cosas, no puedo obviar algunos detalles.

-Tranquila, sigue. Pero antes, dime, quién esa chica llamada Milk?

-Milk era la pobre infeliz que ayudo a Bulma... fue arrastrada al infierno por su culpa...

La joven de cabello de color mar cerró sus ojos y trató de evitar que se le escaparan las lágrimas...

-Bulma arruinó su vida y Kakarotto le dio el golpe final....

El padre la miró confundido y la dejó continuar.

Kakarotto escuchó que la conversación se cortaba y suspiro algo confundido. Al parecer el príncipe ya había tomado una esclava y él debía ayudarla con algo.

Estaba nervioso, nunca pensó tener alguna especie de misión después de la purga con el príncipe.

Sabía que no había hecho un buen trabajo, pues cada vez que debía matar a alguien él se arrepentía de hacerlo. Nappa lo había visto y estaba furioso, lo obligó a recolectar mujeres y recursos ya que no pudo matar a nadie.

Dejó de lado la tarea de buscar hembras y se dedicó a buscar cosas importantes según él.

No sabía porque, pero aquella gente tan similar a su raza, lo hizo dudar de tal manera que simplemente no pudo hacer nada en contra de ellos. Por otro lado, estaba tranquilo porque Nappa olvidaría lo que había pasado. El gigante estaba tan contento de ganar la recompensa prometida, que prácticamente se había olvidado de las ineptitudes del muchacho.

Además, él también había ganado y se preguntaba si el príncipe también lo recompensaría o no. No albergaba muchas ilusiones, pero aún así estaba contento. Fue su primera purga y sintió mucha adrenalina en su cuerpo.

Lo mejor de todo, fue que había encontrado muchas cosas de utilidad y que de seguro beneficiarían a su pueblo, también había tenido la oportunidad de pelear con unos sujetos fuertes, y se había divirtiendo.

Poco le duró la alegría cuando Nappa lo encontró jugando con los terrícolas y los asesinó a todos de un solo golpe. Ahí fue cuando se dio cuenta que el solo peleaba por diversión y no mataba a nadie y que Nappa lo castigaría seguramente.

Kakarotto apoyó la cabeza sobre su asiento mientras veía descender su nave. Moría de hambre, lo único que quería era ir con su madre y comer hasta cansarse, pero para su mala o buena suerte, el príncipe le ordenó ir al hangar real.

Sin duda su día no había sido el mejor, pero trató de estar calmado. Ayudaría a la nueva esclava de su príncipe y más tarde dejaría que su madre lo mimara secretamente de su padre con abrazos y comida. Su madre de verdad, era la rareza de toda su raza.

Loca TraiciónRead this story for FREE!