Epílogo.

244 60 18

—¡Jaebum ya llegué! —exclama Youngjae mientras abría las puertas de su nueva casa, en la que ambos se habían mudado juntos.

—¡amor llegaste! —dice Jaebum mientras lo abrazaba y le besaba la frente.

—¿porqué estás lleno de tierra? —le pregunta el menor, mientras dejaba las compras encima de la mesa.

—era una sorpresa. —dice sonrojándose.

Youngjae lo mira confundido.

—¿qué?

—ven.

Jaebum lo toma de la mano y abre la puerta corrediza que lleva hasta el jardín. En las pequeñas escaleras de la pequeña terraza, se podrían ver unos pequeños sobres de papel, con algún contenido adentro.

Y Youngjae sabía muy bien que eran.

—¿qué haces plantando flores Jaebum? Además, lo estás haciendo todo mal. —dice con una gran sonrisa.

El rubio toma una de las bolsitas con semillas dentro.

—traté de hacerlo solo eh. —asiente avergonzado.

—yo te ayudaré ¿si? —le planta un beso en los labios del mayor— es una muy linda sorpresa.

—salva este desastre.

Y era que ambos, verían como las flores crecían a medida que su relación lo hacía por igual.

Youngjae al oír esto, sonríe más grande de lo que pudo haber hecho.

—pero ten cuidado, tu anillo podría ensuciarse—le advierte Youngjae, mientras miraba la sortija que se encontraba en el dedo anular del contrario.

—te amo.

—Dime algo que no sé. —el mayor responde con una sonrisa, para luego fundirse en un apasionado beso.

flower;; 2jae¡Lee esta historia GRATIS!