Capítulo 11

2.8K 389 92


—Envidio tanto tu culo, Louis.

El nombrado rodó los ojos dejando de verse en el espejo para ir por el peine al escritorio que tenía en su habitación.

—Ese no es un secreto Niall —respondió suavemente mientras comenzaba a pasar el cepillo por su cabello.

—Es que en serio, es así... Redondo —hizo unos gestos con sus manos como si apretara algo—. Y achuchable y ay...

Louis frunció el ceño y rió.

—Es incómodo que estes diciéndomelo a mí.

—Lo has dicho tú, no es un secreto —Niall se recostó en la cama y tomó su teléfono, comenzando a teclear en el.

Louis por su parte se volvió al espejo y prosiguio arreglandose su cabello. En verdad le hacía falta un corte pero... ¿A quién le importaba?

Cuando estuvo como lo quería dejó el cepillo de lado y paso sus manos por su camiseta para eliminar cualquier arruga, tenía puestos también unos pantalones color mostaza, las mangas hasta los codos y unos zapatos charol. Según Niall, primero irían a cenar para después ir a la fiesta, por lo que quiso arreglarse algo casual.

Bufó mirando una vez más su reflejo, ya no tenía tanto estilo como antes. De verdad que ser papá era algo extraordinario. Escuchó a Niall reír, por lo que se giró y comenzó a caminar para sentarse después a los pies de la cama.

—¿De qué te ries?

—Es Liam —soltó para después reír de nuevo.

Louis alzó una ceja.

—Los he visto muy juntos últimamente... —jugó con el borde de su camiseta y miró a Niall con notable burla—. ¿Ha pasado algo y no me he dado cuenta?

Niall frunció el ceño.

—¿Qué? Claro que no.

—¿Y de qué te ries entonces?

—Pf, ahora no me puedo reír —el rubio soltó el teléfono bufando.

—Niall...

—¡Me conto un chiste! —alzó ambas manos—. ¿Qué se hace en una pista de hielo? ¡Se baila congeladamente! —volvió a decir con apuro.

Louis alzó ambas cejas.

—No puedo creer que te hayas reído de eso.

—Muerete, estuvo buenisímo —hizo un ademán con su mano y negó.

—Si te gusta Liam no tiene nada de malo, es guapo y... Pues esta algo cambiado —se alzó de hombros.

—Louis, cállate. A nadie le gusta Liam, estás loco. Estas sacando conclusiones, es todo una conspiración. Dejame en paz. —lo apuntó con su dedo índice y una mueca.

El más bajo soltó una carcajada y negó.

—Pero es que no tiene nada de malo —chilló aún riendo.

—¿Ah sí? Dime, ¿qué tal Zayn? El otro día me dijo que seguía amando el color de tus ojos y tu sonrisa.

Louis paro de reír, pero mantuvo una sonrisa en sus labios.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!