Capítulo 3: Un error.

211 22 0


La chica se acercó al cura y se sentó junto a él.

-Así que tienes una hermana?, dime, como se llama?

El joven la miró y sonrió.

-Se llama Onix, tiene sangre de bruja blanca y es líder de su aquelarre.

-Vaya!, que orgullo debes sentir... Y dime, cuantos años tiene?

-14 años terrestres. 7 lunas Cuy Al cumplir esa edad ya se la consideró adulta en el planeta Cuy y pudo tomar el control de su clan.

-Ya veo... Sabes, en el planeta Vejita se considera mujer a una chica de 16 años...

-Si?. Ya veo. Para mi siguen siendo unas niñas, pero supongo que cada planeta tiene sus propias leyes. No creo que este sea la excepción.

La chica sonrió dolorosamente.

-Justamente esa era la edad de Bulma al llegar a este planeta....

La peliazul se levantó y tomó un collar que reposaba en su mesita de noche. Cerró sus ojos y siguió narrando.



La purga había sido todo un éxito. Vegeta estaba más que gustoso. Habían tardado menos de 2 días en aniquilar a toda la raza de los terrícolas, saquear todos sus recursos y hasta hubo tiempo de buscar algunas hembras.

Había decidido que al llegar a su planeta buscaría a la que más le gustara y sumarla a su nuevo harem. La estrenaría la misma noche en tocar tierra. Todas las demás serían llevadas a los prostíbulos de Onion, el viejo saiyajin que por culpa de una batalla, había perdido un ojo y se había dedicado a controlar y domesticar a todas las putas y esclavos que llegaban de las purgas.

Estaba demasiado feliz, había llegado hacía poco a su planeta y ya se sentía la adrenalina de estar con su pueblo y su gente nuevamente.

Se sentó en su asiento y contempló el universo. Sin duda el destino lo estaba recompensado por todas las cosas que tuvo que pasar en su estadía con el lagarto afeminado, con solo recordarlo le hervía la sangre, pero se calmó mentalmente y trató de dejar ir aquellos recuerdos.

Él ya tenía planes para aquel monstruo. El entrenaría arduamente hasta convertirse en leyenda y luego mataría muy lentamente a la basura con cuernos. Pero, sabía que aún era muy joven y no llegaría muy lejos. Por eso, solo se dedicaría de ahora en más en hacerse más y más fuerte.

Pero primero, disfrutaría de todos los placeres de la vida y sus obsequios. Mataría miles de personas y saciaría su sed de sangre. Quizás tomarse un año de vacaciones llevando esa vida no le vendría nada mal. Luego, podría dedicarse de lleno a su entrenamiento.

Vegeta se levantó despacio y se acercó al mini bar de su nave personal y se detuvo despacio cuando escucho un ruido en la habitación en donde las hembras cautivas eran prisioneras.

El príncipe se enojo mucho, pues había dado órdenes a sus hombre que debían desmayar a todas antes de raptarlas. Solo así se podría evitar cualquier peligro si es que hubiera. El guerrero se dio cuenta que tampoco había encendido el gas para dormirlas, porque se había confiado que todas dormían. Ofuscado decidió ir en busca de la mujer insolente que había despertado antes de tiempo y matarla por escandalosa. Quizás la tome antes, para bajar la adrenalina de su cuerpo y luego asesinarla.

Camino rápido hacia la puerta y la abrió de golpe. Prendió la luz y estudio el lugar. De repente vio a una joven pequeña de cabello negro, estaba sentada en un rincón llorando y temblando de miedo.

Loca TraiciónRead this story for FREE!