Epilogo

230 12 1

Después del entierro, ya no podía estar un momento más en ese lugar. No quería más condolencias, ni palabras de aliento. Nada me iba hacer sentir mejor. Así que escapé, me fui de ahí, corriendo y dejando todo atrás. Quería estar solo.

No sé por cuánto tiempo estuve corriendo por la ciudad, sin ninguna dirección, el viento que pegaba contra mi cara se llevaba las lágrimas que salían de mis ojos. Ella se había ido, y no regresaría.

Cuando me cansé de correr, me paré justo en frente de una pequeña cafetería. Estaba casi vacía. No sabía donde exactamente me encontraba, pero poco importaba. Entré en la cafetería y me senté en una de las mesas para cuatro personas; recargué mis codos sobre la mesa y me agarré la cabeza con las manos. Las lágrimas seguían cayendo desde mis ojos. Me sorprendía de tener tantas lágrimas, no había parado de llorar y aun así me empapaba el rostro.

-¡Dios! ¿Estás bien? - dijo una voz de una chica, que se encontraba a mi lado.

Levanté la mirada y negué. No podía verla bien, ya que las lágrimas nublaban mi vista.

-Aww, ¿puedo ayudarte? – preguntó con preocupación.

Volví la mirada a la mesa y negué.

-¿Quieres que te traiga algo? ¿Un café? – preguntó.

Me enjugué las lágrimas y alzar la mirada por fin pude verla. Era una bonita chica de piel morena clara, su cabello era largo y de color café, sus ojos marrones, sus facciones finas y su expresión estaba entre preocupada y con un poco de ternura. 

-Está bien – dije con un hilo de voz y traté de sonreírle, aunque fue más algo parecido a una mueca ya que no tenía ganas de sonreír.

La chica volvió con un café para mí y otro para ella. Se sentó frente a mí y comenzó a platicar conmigo. Estaba claro que trataba de distraerme de cuál sea que fuera mi problema y se lo agradecí mucho. Ella se llamaba Kasandra, y era muy risueña, graciosa y un poco excéntrica. Me pareció una persona bastante dulce y con muy buenos sentimientos. Me sacó unas cuantas risas cuando decía algo gracioso. La conversación poco a poco nos fue llevando de un tema a otro, yo ya me había olvidado del tiempo y del lugar. Ella me dijo que era una trabajadora social, que le encantaba ayudar a los demás y estaba asociada a muchas organizaciones que se encargaban del altruismo. Me pareció sorprendente lo que hacía y fue ahí cuando yo le platiqué mi experiencia como una persona altruista. No sé porque pero fue fácil platicarle lo sucedido con ________, me escuchó con atención y pudo comprender la razón por la que me encontraba de aquella manera. Me desahogué y solté todo lo que me había estado guardando, y fue bastante liberador. Tal vez éramos unos completos desconocidos pero le agradecería por siempre que me hubiera escuchado esa noche. Lo necesitaba y Kasandra fue la indicada para ayudarme.

*Cinco años después*

Me encontraba frente a la tumba donde ya hacía ________, aquella chica a la cual había amado con todo mi corazón, pero que lamentablemente ya no se encontraba en este mundo.

Cada vez que me pasaba algo, ya sea bueno o malo, venía aquí y me ponía a contarle todo lo sucedido a ________. Sabía que me escuchaba, aunque no tuviera una contestación directa de su parte, pero lo sentía. Cuando hablaba con ella me era imposible no imaginármela, mi mente viajaba en el tiempo y la veía a ella sentada en el suelo del hotel, riéndose o haciendo una mueca con las cosas que le contaba.

La seguía extrañando, muchísimo, y no había día que no deseara que estuviera de vuelta. Siempre pensé que iba a ser difícil continuar con mi vida después de su partida pero no fue tan difícil gracias a la apoyo de muchas personas maravillosas que me rodeaban y me daban su apoyo. Mi corazón se estaba sanando y sabía que pronto volvería a amar, así cumpliría la promesa que le había hecho. Quería ser feliz.

Ese día era especial, le llevaba a presentar a alguien a _______.

-Hola _______ - dije con una sonrisa -¿te acuerdas que te prometí que iba a ser feliz? Lo estoy cumpliendo.

Tomé la mano de mi acompañante, jalándola a mi cuerpo. Ella me lanzó una sonrisa.

-Te presento a Kasandra, ella es mi novia y la quiero mucho – dije y luego besé la frente de ella con dulzura

-Hola _______ -saludó ella – Te trajimos flores – deposité los tulipanes amarillos en su tumba.

-¿Te agrada _______? – dije mientras abrazaba a Kasandra. Ella me miró sonriente.

Entonces un viento, que pareció salir de la nada, nos envolvió a los dos, pegándonos en la cara y revolviendo nuestros cabellos. Cerré los ojos y disfruté de ese roce del viento, como si fuera una caricia. En ese momento supe que en cualquier lugar que _______ se encontraba, ella era feliz. 

FIN.

Chicas espro que hayan disfrutado de la novela, les recuerdo que no es mía :) en unos días les subire una novela nueva.

The a team¡Lee esta historia GRATIS!