Capitulo 8

46 0 0

La joven se detuvo con tal brusquedad, que chocó con ella. Podía haber evitado el contacto,

pero tropezó deliberadamente. La mujer se tambaleó y él la sujetó por la cintura para ayudarla,

apoyando su espalda contra sí. Sintió el escalofrío que recorrió el cuerpo de ella y saboreó su

color y la sensación de su cuerpo contra sus manos, muslos y vientre.

—Perdón —dijo divertido—. No sabía que la idea de cenar conmigo diera tanto miedo.

____ permaneció inmóvil, como si estuviera paralizada por las manos de él en la cintura. El

silencio creció entre ellos, espesándose. Se estremeció de nuevo, un movimiento delicado y sensual

que lo excitó mucho. ¿Por qué no se movía, por qué no decía algo?

—¿____? —murmuró.

—No —contestó ella con brusquedad, con voz más ronca que de costumbre. Se apartó—.

Lo siento, pero no puedo cenar con usted.

Un barco entró entonces en el puerto y él vio que su rostro se iluminaba con una sonrisa al

reconocer al cliente. Lo enfureció la facilidad con la que sonreía a otros mientras a él apenas lo

miraba.

La joven levantó el brazo izquierdo para saludar y Zayn miró sorprendido su mano esbelta.

Llevaba anillo de casada.

***************************

____ intentaba concentrarse en los libros abiertos sobre el escritorio, pero no podía pensar

en los ingresos y gastos del día. Un rostro moreno la distraía. Cada vez que pensaba en aquellos

ojos claros de cazador, sentía un nudo en el estómago y el corazón le latía con fuerza. Era miedo.

Aunque se había mostrado amable, Zayn Malik podía ocultar su verdadera naturaleza tan

poco como una pantera. Percibía que era una amenaza para ella.

El instinto la impulsaba a armarse contra él, a dejarlo fuera de sus murallas. Había luchado

demasiado para permitir ahora que un desconocido moreno alterara lo que había conseguido.

Llevaba una vida intencionadamente plácida y resentía aquella interrupción de su tranquilidad.

Levantó la vista a la pequeña fotografía que había en el estante superior de su mesa No era

una de sus fotos de boda, que no miraba nunca. Era una foto sacada en el verano de su último

curso en el instituto; se había juntado un grupo y pasado el día en el agua, volviendo a la orilla

para comer. Becky Watts llevaba la cámara de su madre y les hizo fotos a todos. Matt perseguía a

_____ con un cubito de hielo que quería meterle por la blusa, pero cuando al fin la atrapó, ella se

defendió y lo obligó a tirarlo. Cuando les hicieron la foto, Matt sonreía con la cintura en la mano de

ella.

Un Matt alto que empezaba a dejar atrás la adolescencia y poner algunos kilos. Con el pelo

cayéndole sobre la frente, sonrisa abierta y ojos azules brillantes. Siempre estaba riendo. ____ no

Amando a una mujer ADAPTADA¡Lee esta historia GRATIS!