Capítulo 5.

33 2 0

Aún no patea pero se que está, algo pequeño pero está... Me comí el pastel y entré cerré la puerta y fui a la cocina por agua, luego a el baño, me duché, me cepillé los dientes e hice pis, ahora sí, a dormir.

11:10 am me desperté, vi el reloj esperando a que se haga 11:11 y pedí como deseo encontrar un padre para mi bebé y que nazca sano, no me molestaba pasar el embarazo sola pero con la compañía de alguien sería lindo y mi bebé tendría a alguien como una figura paterna, luego de pedir el deseo sonreí y me paré frente a el espejo grande, estaba en ropa interior, me paré de costado y me miré mi panza aún no estaba muy grande pero ya se hacía notar

Otra vez día caluroso pero no tanto como ayer, fui a el baño y me cepillé los dientes, me lavé la cara e hice pis, y volví a la habitación por un vestido celeste suelto.

Luego a la cocina por un desayuno hoy tenía más hambre de lo normal pero no quería prepararme el desayuno, agarré mi pequeño bolso y metí el celular y dinero, agarré las llaves abrí la puerta y salí, luego la cerré y la tranqué, guardé las laves en mi bolso y caminé a el restaurante familiar, quedaba algo lejos pero no era algo exagerado, caminé con tranquilidad hasta dicho lugar y luego de 10 minutos llegué.

Entré y me paré en la fila para ordenar, esperé a mi turno y pedí leche achocolatada, tostadas con dulce y dos media lunas, pasé a el lado de la caja y luego fui a sentarme, al cabo de un par de minutos una chica con bonita sonrisa y una gran panza me lo trajo, le di gracias y le dije felicidades a lo que ella me respondió con un gracias y una mirada algo triste

Tu: Eh estas bien?

Xx: S-sí, es que esto se me está haciendo difícil

Tu: Te entiendo, yo también estoy en espera -dije tocando mi panza-

Xx: Créeme que lo mío es peor

Tu: Bueno, si quieres puedes contarme, se que soy una desconocida pero, dejame ayudarte...

Xx: Gracias, debo irme

Tu: Anota mi número, y llamame cuando quieras una amiga, soy ___

Le pasé mi número y me sonrió, dijo adiós y se fue, tomé mi desayuno mientras veía las fotos que tenía en el celular, cada una me traía recuerdos y por momentos alguna que otra lagrima caía, rápidamente las limpié, y las borré de nada servía tener esas imágenes que me traía recuerdos y me ponían melancólica, dejé solo las que estaba sola, ya que no tenía amigas porque a él no le gustaba, decía que ellas me llevaría por mal camino o que me presentarían a chicos para olvidarlo a él, y ni hablar de amigos.

Terminé mi desayuno y me fui, mientras caminaba a la plaza, iba viendo a las parejas, o padres e hijos... Llegué y me senté en una hamaca, comencé a columpiarme hasta que mi celular sonó, frené y atendí la llamada...

Tu: Hola?

Xx: ____?

Tu: Si soy yo, quién es?

Xx: Soy Gala, la chica del restaurante familiar...

Tu: Ha! Si ya se!

Gala: Bueno te llamaba para decirte que estoy libre luego de las 3

Tu: Ok, a las 3 estoy ahí y si quieres venimos a casa o vamos a caminar como quieras

Gala: Bueno, te espero,hasta luego!

Finalizó la llamada y me volví a casa, recorrí toda la casa para ver que estuviese acomodada, de paso guardé la poca ropa mía que tenía seca, y me fijé que hubiese comida, no quería recibirla con agua y pan... Solo tenía frutas y leche, no me convencía, tenía dinero así que fui a el super, saqué la moto, me puse el casco y fui.

Una hora después ya estaba en casa, compré galletas, leche achocolatada, dulce de leche, mantequilla, pan, entre otras cosas, acomodé un par de sillas en el jardín junto con una mesita.

Tu payasa.¡Lee esta historia GRATIS!