Al otro día, ya en el instituto, lo primero que hice al llegar fue buscar a Heather y asegurarme de que este bien. En el camino me cruce a Ayleen, quien se pregunto como estuvo la cena familiar. Obviamente lo que quería era encontrar un rastro de mentira en mi respuesta, no se si la encontró, pero es una buena chica y merece saber la verdad. Merece saber que tengo mi mente en otro lado ahora, todo eso seria para evitar cosas futuras. Pero ahora estoy demasiado apurado como para explicarle, así que le prometí que luego hablaría con ella.

Llego al casillero de Heather y me quedo parado allí esperándola. Los alumnos caminan por el pasillo hablando, bromeando y demás cosas mientras yo esperaba por ella, pero no aparecía.

- ¿Que haces aquí? -cuando me volteo lo veo a Ben cruzado de brazos, claramente sabia que estaba esperándola, alza una ceja cuando no respondo y se ríe.

- Solo quiero saber que esta bien. Ayer no me gusto para nada dejarla en su casa así -Ben me estudia con la mirada, y nada dice- No digas nada malo de ella.

- No iba a decir nada, solo que... en serio estas interesado, ¿Verdad? -asiento- ¿Interesado como amigo o algo mas? -me río. Su forma de preguntar hizo que me riera.

- Solo quiero saber de ella y ayudarla. No se como se califica eso.

- Lo sabremos en unas semanas -se encoge de hombros- ¿Tendre que dejar de molestarla si llega a ser tu novia? -estallo en una carcajada a la cual el se suma- Solo pregunto...

- Creo que te estas adelantando -dejo de reír y suena la campana, hora de ir a clases- Parece que no ha venido... 

- Te aseguras de ello en el break -asiento algo distraído. Mi mente estaba en ella, solo espero que este bien y que no haya faltado por nada grave.

La siguiente clase la compartía con Ben, y era Literatura. Así que nos dirigimos al salón, nuevamente me tengo que presentar a la clase y al profesor. Y nuevamente pude escuchar murmureos de un grupo de chicas. Cuando me siento al lado de Ben me guiña el ojo.

- El sábado no te iras solo a casa -me susurra y le dedico una sonrisa por cortesía y niego con la cabeza. Aun no sabia si iba a ir a esa fiesta.

La clase comenzó, me gustaba la literatura, pero ahora no estaba prestando atención. Saco mi celular, quizá me mando algún mensaje o algo, pero no hay nada allí. Nuevamente nada, una vez mas estoy preso de la desilución, a la cual ahora se le sumo mas preocupación.  La clase continua, así como continúan las infinitas preguntas que daban vueltas en mi cabeza.

Una vez que la clase finaliza, todos salimos al receso de siempre. Claro esta que la busque en su lugar de siempre, y... allí no estaba. El gigante árbol hoy estaba solitario, no había ninguna misteriosa chica sentada debajo de el sumergida en algún libro. Ver al árbol así de solo causo algo nuevo en mi, una punzada de extrañarla, y quizás el árbol también la extraña.

Veo a lo lejos a mi grupo de amigos, los cuales me llaman con la mano, algo desilusionado me dirijo a ellos con una sonrisa. El bolsillo de mi pantalón comienza a vibrar, cuando lo saco un numero desconocido me estaba llamando, me paro en seco y atiendo deseando que sea ella.

- ¿Heather?

- Si -escucho tras un silencio. Su voz estaba quebrada, ahogada de lágrimas- No se por que sentí la necesidad de llamarte. Y se que en este horario puedes atenderme en el instituto.

- En cualquier horario te atenderé -la escucho sollozar y eso me causa tristeza- ¿Donde estas?

- En el cementerio del norte -contesta con la voz mas quebrada. No tenia ni idea de donde quedaba eso, pero me las iba a arreglar.

Save her (En edición)¡Lee esta historia GRATIS!