For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Maldito Día de Instituto.

41 1 0

Todo comenzó el 2 de junio de 2014. Quedaban pocos días de clase y todos estábamos contentos. Pobre Max...ya no iba a poder acosarme, insultarme, ni mucho menos, darme una buena paliza al salir de clase. Yo, tenía una muy buena amiga llamada Alice, que era bastante guapa. Tenía unos cabellos dorados y unos ojos verdes que le hacía preciosa.

Quise confesarle mi amor hacia ella pero, ¿quién amaría a un estúpido como yo? Así que decidí no estropear nuestra muy buena relación de amistad.

-Eh Diego. ¿Te vienes mañana al cine? Vamos a ver The Clown. Dicen que es muy sangrienta.

-¿Con quién, Alice?

-Sara, Nuria, tú, Max y yo.

Me estremecí. ¿¡Mi acosador de clase iba a ir al cine!? ¿Ese hijo de...su madre? Me entraron ganas de rechazar la invitación, pero al final, acepté.

Algo me decía que este día iba a ser malo...muy malo. Después de aquella noticia, mi desayuno de recreo desapareció misteriosamente. Luego, saqué en el examen de naturales (que por cierto nadie aprobó) un 4,99. ¡DIOS QUE RABIA!

A la salida, fui perseguido por esos imbéciles de Max y sus esbirros Marcos y Matt .

-¿Qué pasa, Diego? Te veo cagadito de miedo.

-Cierra la boca.-Dije mientras me golpeaba.

-Y por cierto, Diego. No le digas a nadie que te estamos metiendo ostias. Ni a la guarra de tu madre. Ni a Alice. La amo. Es la chica más guapa del mundo. Bueno, ya nos vemos luego.

A continuación me salí del callejón donde allí, me esperaba Alice. No quise que me viera las heridas así que, huí. ¿Qué pensaría de un blandengue como yo que no podía librarse de un matón y que le temía?

-¡Diego espera! ¿Por qué huyes? ¡¡Diego!!

No miré hacia atrás y en el chat del ordenador, le pedí disculpas por aquel horrible comportamiento. Ella me preguntó los motivos, pero yo no contesté.

Alice: Oye. Si te ocurre algo malo, no dudes en decírmelo. No te voy a comer. Jajaja.

: Ya, ya lo . Oye no sé si podré ir al cine hoy. ¿Quedamos otro día? Es que me ha surgido algo importante.

Alice: ¡Jooo! Venga ya, Diego. Eres mi mejor amigo. Venga, te divertirás con nosotros.

: Bueno...está bien.

No sabía que estaba haciendo. Max me volvería a dar una paliza y no sé si esta vez yo podría salvarme de él. Por suerte, solo tenía heridas en el cuerpo, no como en la cara como creía anteriormente.

Me salí del chat y fui a darme una ducha, ya que, me quedaba una hora para ir al cine. Me vestí a continuación rápidamente y salí a todo gas. Allí ví a mis compañeros y al imbécil de Max. Max, no dudó en recordarme que Alice solo era suya. SUYA. Eso hizo que me entristeciera y me apartara de ella.

-Oye Diego...¿qué te pasa conmigo? Parece que me ignoras.-Me dijo Alice acariciando mi mejilla.

-Quiero estar solo.-Dije con tristeza.-Veré la película y me marcharé.

Me dirigí a la sala con mis amigos, dejando atrás a Alice. Ella volvió y se sentó al lado de Max para ver la película.

La película era muy violenta, con contenido sexual y sangriento. También daba unos buenos sustos, convirtiendo así la película, en una muy buena e interesante.

Al salir del cine e ir al servicio de caballeros Max me cogió.

-Has hecho muy bien lo que debías hacer. Ahora todo es más fácil. Me ligaré a Alice y me la tiraré. ¡Oh dios mío!

Me harté de sus palabras y golpeé a Max en la cara. Luego le pateé la cara cuando cayó al suelo.

-¡Estoy harto que lleves todo el año dándome una paliza!-Le grité.

Le dejé en el suelo y me dio lástima. Nunca había pegado a nadie y por lo cruel que había sido él, me había dado mucha pena. Le cedí la mano para levantarlo pero este me tiró y empezó a golpearme la cara. Luego, me dio en el estómago.

-¿Crees haberme vencido? Pues no.-Me dijo riéndose.

Cuando se fue, empecé a llorar fuertemente. Nadie fue a ayudarme y me quedé solo. Sin nadie. Sin Alice.

-Lo siento, Alice.-Dije llorando.-No...n...no quería... hac...hacerte dañ...dañ...daño.

Cuando salí, mis amigos y Max se habían marchado. Tampoco estaban en el restaurante en el que quedamos. Supongo que habían cambiado el plan sin mí ya que, no valgo nada. Solo soy un estúpido enamorado que le dan unas palizas cada día.

Luna De Sangre: Hermandad¡Lee esta historia GRATIS!