Capítulo 11: Pánico

1.7K 98 15

Capítulo 11: Pánico

Albus y Boggart regresaron a la Sala Común de Ravenclaw, donde se llevaron una gran sorpresa al ver a los profesores Flitwick y Wycliffe revisando todas las habitaciones.

- ¿Qué está pasando? - le preguntó Albus a Raymond, el prefecto de Ravenclaw.

- Nadie lo sabe. - dijo Raymond. - Entraron de repente y empezaron a inspeccionar las cosas de todos.

Albus no lo entendió al principio, pero entonces recordó la advertencia de su hermano sobre los infiltrados en Hogwarts, así que no debía alarmarse por ese cateo.

- ¿Desde hace cuánto que están aquí? - preguntó Boggart.

- Diría que desde la tragedia del partido. - dijo Raymond.

- ¡¿Cuál tragedia?! - gritó Albus.

- ¿No lo sabes? Seis jugadores de Quidditch murieron el día de hoy por un cazador psicópata de Slytherin. Dicen que luego se suicidó usando un ojo de… - Albus no pudo escuchar la última frase. Su mente solo pensaba en hacer una cosa: Correr a buscar a James.

Albus fue tan rápido como pudo al retrato de Gryffindor, pero al momento de subir las escaleras chocó con una persona que estaba bajando. Por suerte, resultó ser su hermano.

- ¡JAMES! - gritó Albus de alegría mientras abrazaba a su hermano. - ¡Estás bien!

- Por poco no fue así. - dijo James.

- ¿Qué pasó?

- Uno de los infiltrados estaba en el equipo de Slytherin, y mató a seis jugadores. Cuando trató de hacer lo mismo conmigo, el capitán de Slytherin me salvó.

- ¿Y el infiltrado…?

- Usó un ojo de basilisco para petrificarse a sí mismo.

Albus estaba en shock. De no ser por esa misteriosa suerte que tienen los Potter de evadir a la muerte, hubiera perdido a James.

- Y ahora… ¿A dónde te diriges? - el tono de voz de Albus era más bajo.

- McGonagall quiere verme en su oficina dentro de una hora.

- ¿Para qué?

- Haces muchas preguntas Albus, y ojalá te las pudiera responder todas. La verdad no lo sé, de seguro tiene que ver con el juego de hoy. Hablamos luego, tengo que ir a buscar una cosa…

Albus quiso seguir haciendo preguntas, pero James ya lo había apartado para seguir su camino. Albus tenía curiosidad por saber qué era lo que no le contaban, por qué McGonagall quería ver a James, por qué este grupo religioso solo mata al azar y en ciertas ocasiones, en quién podía confiar…





A pesar de que Flitwick y Wycliffe revisaron la habitación de Albus y Boggart, no lograron encontrar aquello que estaba oculto a simple vista: la Capa de Invisibilidad, la cual estaba cubriendo la almohada de Albus dentro del armario, gracias a lo cual no pudo ser encontrada (la capa sólo puede volverse invisible si está cubriendo algo). Albus la buscó y se la puso, pues iba a usarla para meterse en la oficina de McGonagall y observar la conversación de su hermano.

Cuando caminaba por los pasillos usando la Capa, Albus pudo notar el miedo que tenían los estudiantes luego de la tragedia del juego de Quidditch. Habían chicos que peleaban porque pensaban que uno iba a matar al otro. Albus escuchaba las discusiones, que generalmente eran similares: “No se si quiera volver al Colegio después de Navidad”, “Mi mejor amigo trató de matarme”, “Les aseguro que Robert era un mortífago”...

Albus Potter: Trilogía del SaúcoRead this story for FREE!