TIFFANY

572 14 0

Releo la carta una y otra vez a lo largo de la noche. Hay partes que no quiero creer (espe- cialmente las partes que hablan de que he cometido un crimen y de que Nikki se ha di- vorciado de mí), ya que son ideas que hacen que sienta como si me estuviera golpeando la cabeza con algo y se me volviera a abrir la ci- catriz. ¿Qué tipo de crimen podría ponerme en una situación en la que retirasen los car- gos contra mí si yo me internaba en un centro de salud mental? Puedo entender que Nikki se divorciara de mí porque fui un mal marido, realmente fui un mal marido, pero me cuesta mucho creer que he podido cometer un crimen tan horrible para dar lugar a unas medidas legales tan drásticas. Y aun así, la carta que me ha escrito Tiffany me explica muchas cosas (como por qué mi madre ha quitado las fotos de mi boda con

Nikki o por qué papá y Jake hablaron tan mal de ella). Si realmente me he divorciado, todo lo que mi familia ha hecho ha sido para mantener a Nikki alejada de mi mente y pro- tegerme. En especial porque no son lo sufi- cientemente optimistas para darse cuenta de que no estoy muerto y no creen que pueda tener alguna oportunidad de volver con Nikki. Y esa es la esperanza que yo tengo.

Por supuesto, no puedo estar seguro de nada, ya que no tengo ningún recuerdo de los últimos años. Quizá Tiffany se inventó la historia para que bailase con ella en la com- petición. Es posible. Yo no me habría presentado voluntario para ser su com- pañero a pesar de que ahora practico lo de ser bondadoso. Me doy cuenta de que puede que la carta de Tiffany sea un truco, pero la posibilidad de comunicarme con Nikki es una oportunidad, quizá mi última oportunid- ad. Además, el hecho de que Tiffany haya mencionado a Dios me da a entender que

393/625

entiende de qué va lo del período de separa- ción. Me cuadra lo de que a Nikki le parezca bien que dé clases de baile. Ella siempre quería que yo bailase con ella y nunca lo hacía. El pensamiento de bailar con Nikki en un futuro es suficiente para que acepte per- derme los partidos de los Eagles, incluso el que jugaremos en casa contra Jacksonville. Pienso en cómo esto enfurecerá a mi padre, a Jake e incluso a Cliff, pero luego pienso en la posibilidad de poder darle un final feliz a mi película (lograr que Nikki vuelva conmigo) y la elección es obvia.

Cuando amanece, abro la ventana del baño de abajo, quemo la carta encima del retrete y tiro los restos por el desagüe. Luego salgo a correr por el parque Knights, sigo corriendo hacia casa de los Webster y llamo a la puerta de Tiffany. Ella la abre; lleva puesto un cam- isón rojo de seda.

---¿Y bien?

394/625

---¿Cuándo empezamos a entrenar? --- pregunto.

---¿Estás preparado para comprometerte del todo? ¿Listo para abandonarlo todo, incluso los partidos de los Eagles?

Yo asiento.

---Lo único que no puedo saltarme son las sesiones de terapia de los viernes porque si no algún juez me enviará de nuevo al lugar malo, y si vuelvo no podremos ganar la competición.

---Te esperaré en la puerta de tu casa mañana a las dos ---dice Tiffany, y luego ci- erra la puerta.

El primer piso de la casa de Tiffany es un estudio de danza. Las cuatro paredes están cubiertas por espejos de cuerpo entero y tres de ellos tienen esas barras que utilizan las

395/625

bailarinas. El suelo es de madera, parecido al de una cancha de baloncesto, solo que sin las líneas pintadas y con un barnizado más suave. El techo es alto y hay una escalera de caracol en la esquina que da al apartamento de Tiffany.

---Construí esto cuando Tommy murió --- dice Tiffany---, utilicé el dinero del seguro.

¿Te gusta mi estudio?

Asiento.

---Bien, porque este será nuestro hogar dur- ante el próximo mes. ¿Has traído la fotografía?

Abro la bolsa que he traído conmigo y saco la foto enmarcada de Nikki, se la enseño a Tiffany y ella se dirige a la mini cadena que hay detrás de la escalera de caracol. De una percha de hierro que hay en la pared saca un

396/625

par de auriculares (de esos que te cubren toda la oreja, como si fueran orejeras) y me los da. Están enganchados a un cable muy largo.

---Siéntate ---me dice. Yo me dejo caer y me quedo con las piernas cruzadas---. Voy a ponerte nuestra canción, la que vamos a bail- ar. Es importante que sientas la conexión con esta canción. Necesitas que se te re- vuelva algo por dentro. He elegido esta can- ción por una razón. Es perfecta para noso- tros dos, ya lo verás. Ponte los cascos y mien- tras escuchas la canción quiero que mires a Nikki a los ojos. Quiero que sientas la can- ción, ¿entiendes?

---No es una canción escrita por un hombre negro y ciego, ¿verdad? ---pregunto temiendo que sea una canción de Stevie Wonder.

---No ---dice, y me coloca los cascos.

397/625

Al llevar los cascos me siento como si estuvi- era solo en la habitación, a pesar de que Tiffany está ahí. Cojo el marco con las manos y miro a Nikki a los ojos en cuanto empieza la canción.

Notas tocadas al piano, lentas y tristes.

Dos voces que se turnan para cantar.

Dolor.

Conozco la canción.

Tiffany tenía razón, es una canción perfecta para los dos.

La canción va creciendo, las voces se vuelven más emocionales y mi pecho empieza a arder.

Las palabras expresan exactamente lo que he sentido desde que salí del lugar malo.

398/625

Cuando llega el estribillo ya estoy llorando, porque la mujer que canta parece sentir ex- actamente lo que yo siento. Sus palabras, sus emociones, su voz...

La canción termina con las mismas notas tristes al piano con las que empieza, levanto la mirada y me doy cuenta de que Tiffany me ha visto llorar y me siento avergonzado. Dejo la foto de Nikki en el suelo y me tapo la cara con las manos.

---Lo siento. Dame un segundo.

---Es bueno que una canción te haga llorar, Pat. Ahora tienes que transformar esas lágri- mas en emoción. Tienes que llorar mientras bailas. ¿Comprendido?

No lo entiendo, pero aun así asiento con la cabeza.

Un Final Feliz(El Lado Bueno De Las Cosas) Mattew Quick¡Lee esta historia GRATIS!