**NARRA ______**

Cuando abrí mis ojos un leve dolor de cabeza me hizo volver a cerrarlos. Me recosté mejor en cama y me di de cuenta de que todo estaba a oscuras, miré el reloj que había encima de la mesita del lado de Niall y marcaba las 03:26 de la mañana. Llegamos a casa a eso de las siete y media, me acuerdo de estar dentro del coche y llorar sentada en las piernas de Niall, después levantarme, andar y todo negro. Me incorporé otra vez y deposite un beso en la frente de Niall y lo tapé mejor. Me levante de cama y rebusque por mis zapatillas de casa en la maleta. Después de muchas vueltas por fin las encontré. Puse rumbo a la cocina, me estaba muriendo de sed, al llegar me encontré con mi madre sentada en una de las sillas de la mesa.

-Mama –dije nada más verla

-Cariño –se levanto de la silla y vino a abrazarme -¿Cómo te encuentras? ¿y Niall?

-La verdad es que estoy muy cansada, aunque no sé muy bien lo que paso hoy a la tarde, el esta durmiendo como un bebe, lleva desde ayer casi sin dormir.

-Tu padre me dijo lo que paso hoy cuando llegaste a casa..

-Creo que más que nada fue la acumulación, todo lo que se me viene encima, que Niall ahora mismo está aquí pero por el hecho de que no me pueda acompañar, ya que por ahora no queremos que esto salga a la luz –hice una pausa –aunque me dijo que vendría al entierro, menos mal que ya es mañana.

-Se asusto mucho, me contó tu padre que estaba perdido ya que no entendía que era lo que estaba pasando –dio un sorbo a su taza de café -¿él lo sabe?

-No cuando lleguemos a Londres se lo contaré, nos marchamos el Martes y hoy teóricamente es Domingo.

-Bueno, lo importante es que tanto tú como tu corazón estáis bien.

-Sí, ahora es lo que importa –me bebí el vaso de agua que me había servido de un solo trago 

me voy a dormir mama. Te quiero

-Buenas noches cariño, mañana el entierro es a las 16:00 así que si quieres ven un poco antes, estate con Nialler.

-Gracias mama.

Subí a la habitación y me encontré con Niall en la misma posición en la que le deje cuando me voy. Me volví a meter en cama y me abrace a él. A veces me daban ganas de gritarle al mundo entero cuanto lo quiero, pero por ahora no estoy preparada o todo lo que eso acarrea, gente intentando saber cosas de mi vida personal, Directioners que me dejarán por puta y aprovechada, otras que me dará su apoyo…

Sentí una caricia en mi brazo, nada más abrir los ojos me encontré con lo más bonito que había dentro de la habitación, incorporé un poco y cuerpo y roce levemente sus labios. Niall se levanto de cama y yo me fije en la hora que marcaba el reloj, eran las 08:52. Se puso a rebuscar en su maleta y saco un pantalón vaquero oscuro, un polo negro y una chaqueta de punto también de color negro, lo dejo encima de cama en donde antes había dejado unos bóxers y un par de calcetines.

-Niall, nosotros no iremos hasta las 15:00 –le dije mientras me acercaba hacia el

-¿Y eso? –me pregunto preocupado

-Tranquilo, no me pasa nada –hice una pausa y él me abrazo por las caderas –no quiero estar allí, la gente no hace mas que venirte a dar el pésame, y muchas personas solo vienen para cotillear y eso a mí me pone mala.

The weight of fame¡Lee esta historia GRATIS!