Capitulo 2.

22 2 0

Tocaba recoger y mientras volvia a mi grupo de amigas que estaban tomando el sol (Su decision al final fue pasar del agua y exponerse a los rayos para broncearse) Marcos volvia con los cafres de sus amigos que estaban haciendo el bruto. Seguiamos intercambiando miradas y sonrisas hasta que una amiga mia me saco de mi nube.

"Anaaa, ¿quieres recoger ya?! si no te das prisa no tendremos ducha y ¡¡nos tocará esperar!!"

Cogi todo corriendo apenas sin guardar nada en la mochila para llegar de las primeras. Por suerte corria mas que las demas. Amo el deporte mientras que las demas sudar un poco les asusta. Deje todo encima de la cama sin recoger y me fui con Paula a coger la ducha. LLevabamos solo una toalla y el champú en la mano. Resultaba que en aquel albergue los cuartos de los chicos tenian ducha propia y luego estaba la comun. Haciamos turnos y los chicos esperaban fuera una media hora hasta que les tocaba a ellos. Yo me duchaba rapido pero mi compañera tardaba mas, ademas, para que le quedara bien el pelo se lo enjabonaba dos veces lo que hacia que tardara aun mas.

"Va Paula, date prisa esta a punto de acabar nuestro turno!"

"Voy lo mas deprisa que puedo Anastasia, no presiones!"

"Uii... mi nombre completo, mala señal, jajaj pero va, que van a subir todos y no me apetece que me vean asi"

"Tranquilizate, ¡ya estoy!"

Por suerte ya habia terminado, nos enroscamos la toalla en el cuerpo para bajar e ir secandonos. Cuando abri la puerta apresurada para correr, vi como un grupo de chicos se nos quedaron mirando. Noté como me volvia roja yo entera y no solo mis mejillas. Estar desnuda delante de 5 chicos no era muy agradable e intente abrirme paso sujetando fuertemente  la toalla con el unico miedo de que se me cayera. Soy muy torpe asi que sinceramente, no me asombraria quedarme sin toalla delante de todos.

Cuando consegui abrirme paso y Paula ya habia conseguido salir me choque con un chico que me impedia la salida al pasillo. Subi la cabeza para ver de quien se trataba e intentar comprender el por qué de que no me dejara pasar, para mi asombro... era Marcos. Mis mejillas se sonrojaban, estaba en su habitacion, de todas las que habia y me meti justo en essa, con una toalla, ¡solo una toalla!

"¿A donde vas?- Me dijo con voz seductora.

"Dejame pasa" -Le dije en tono cortante.

"Menudos humos tenemos, no?"-Seguia diciendome sin apartarse.

"No lo sabes tu bien, apartate, no es muy comodo estar asi mientras doce ojos te miran" -Decia señalandole a sus amigos que no me quitaban la miranda, posiblemente esperando que mostrara mi torpeza y se me cayera la toalla. 

Ahora era serio, frio... Me empujo al pasillo y me cogio del brazo, algo fuerte, Estaba desconcertada, ¿que narices habia pasado ahora mismo? 

Cuando los ojos de sus amigos no alcanzaban a vernos, me dijo

"Si vas a volver, tapate un poco, que vas provocando y no me gusta que te miren asi, te prefiero para mi"

En ese momento, no me salian las palabras . Baje corriendo. ¿me habia dado una orden? ¿Por que no me iban a mirar? ¿estaba celoso? ¿pero por que? ¿seria verdad qeu le gustaba? Me lo habia dejado claro despues de eso pero... Estaba confusa. Muy confusa. 

En ese momento aparecio Fernando, mi novio. Estaba muy enfadado, apenas habia pasado rato con el y cuando el me econtró, me vio salir de ese cuarto. No le hice caso, yo estaba en esos campamentos para disfrutar y de momento... lo estaba haciendo.

¿Suerte o destino?¡Lee esta historia GRATIS!