—Justo aquí en la chaqueta. Joder no puede haber desaparecido—mi paciencia se colmaba de a poco.

—¿No tienes una guardada de repuesto o algo?

—No. Un momento... ¡Cassie!—saqué el celular del bolsillo trasero del jean. Marqué su número...un pitido...dos...vamos..

—¿Hola?—la voz de mi amiga se escuchó al otro lado.

—¡Cass! Me alegra escucharte...¿dónde estás ahora?

—Em estoy en una cena con Ron—me golpeé mentalmente.

—Lo siento por interrumpir. Extravié mi llave del piso...

—Oh.. que te he dicho Scarlett...tienes que aprender a ser más cuidadosa—me regañó—Está bien voy para allá.

—No, no. Lo siento por irrumpir en su cita, no es justo. Voy a ir a un hotel, no hay drama. Pasenla lindo ¿si?—hace tanto tiempo que ellos dos no salían en una cita de verdad. Que era egoísta arruinar una.

—Scarlett, en serio, voy para allá. Ron entenderá...

—Shh—la corté—Es su cita. Estaré bien—antes de que Cassie insistierá en que vendría, finalicé la llamada.

Niall me miraba atento.

—¿Y...?

—No quiero ser pesada. Pero ¿me puedes dejar en un hotel? Cassie está en una cita con su novio y no le quiero fastidiar la noche...—suspiré.

—¿Hotel?

—Ajam—asentí.

—Ven a mi casa—ofreció.

—No puedo aceptar Niall. Déjame en un hotel, estaré bien.

—No—bufé.

—¿Y qué pretendes que haga?—coloqué ambas manos en la cintura.

—Ven a mi casa.

—Que pesado—pusé los ojos en blanco—Está bien...—acepté sabiendo que ese chico era como una maldita espina en el dedo.

—Vamos...—bajamos las escaleras, llegamos fuera del edificio y nos montamos en su auto.

***

—Sabes que no tienes que hacer esto ¿verdad?—pregunté, tenía la esperanza que se retractara y me dejara en un hotel.

—No va a funcionar.

—¿Eh?

—Vamos no es tan malo, tengo una habitación de húesped, duerme y ya mañana te dejo en tu piso, ¿vale?—este chico era mucho más inteligente de lo que yo creía. Eso o me había leído la mente.

—Tu ganas.

—Siempre gano nena—exploté en risas—¿Por qué ries, qué es tan gracioso?—frunció el ceño.

—No hagas eso, no te queda—reí.

—Hacer ¿qué?

—Poner la voz toda grave y decir frases como: siempre gano nena. Te queda muy chistoso.

—Oye.. en mi defensa varias veces ha funcionado—lo miré—Vale, muy pocas pero ha funcionado—reí y él igual.

Niall aparcó el carro en su casa y bajamos. La verdad era como un tipo mansión. Era bastante grande, me sorprendía que viviera solo.

—¿Vives solo?—pregunté pasando el umbral de la gran casa.

—Sip, anteriormente vivíamos los chicos y yo, todos juntos. Pero decidimos independizarnos—sonrió—Y...tú y Cassie viven juntas ¿verdad?

—Yep, desde pequeñas queríamos compartir piso, es como una hermana para mí.

—Eso es genial, con los chicos es igual, pero menos complicado, somos hombres y vivimos peleando, pero al segundo nos volvemos a hablar, no duramos mucho enfandados unos con los otros, pero decidimos vivir solos, es como un paso más a la 'marudez', ya sabes—hizo una mueca.

—¿Por qué? Con Cassie somos de lo más infantil, nos encanta pasarla bien, pero cuando hay que ser serias, lo somos, pero la mayoría del tiempo somos dos crias.

—Ya lo he notado.

—¡Oye!—protesté y Niall rió.

Los siguientes veinte minutos, Niall me enseñó la casa. Era bastante amplia, tenía seis dormitorios en total, dos cuartos de baños, una gran cocina, un patio trasero con una picina, una sala de juegos, ahí entendí que esta debía ser la famosa casa de One Direction.

—Bueno, puedes dormir acá.

—Niall...

—¿Sí?

—¿Con qué se supone que duerma?—lo miré, no iba a dormir en jeans, era incómodo, y ni soñando en ropa interior, sólo por precaución.

—Supongo que puedes usar una de mis remeras.

—Emm. Bueno.

—Bueno voy a por ella—se dirigió hacia el pasillo—¿Quieres comer algo?—preguntó.

—Emm ¿pizza?

—Claro, voy a llamar al delivery—y con esto último salió del dormitorio.

***

—¡Noooooo!—exclamé dramáticamente.

—Es sólo una película—Niall, pusó los ojos en blanco.

—Cállate. Insensible. Acaba de morir Rue, y tu estás ahí como si nada—chillé.

Luego de que las pizzas llegaran, decidimos ver una película. Era ver Transformers, o The ungry games. Yo había optado por Búsqueda Implacable. Pero él declinó la idea, diciendo que ya la había visto ciento de veces.

Después de cinco minutos de lucha, gané yo y vimos The hungry games.

—¿Qué hora es?

—Emm—observé la pantalla del móvil—Cristo, son las 2 de la madrugada. Mañana tengo una entrevista. Scott me matará—me lamenté.

—Te puedo acercar mañana a la entrevista—bufé.

—No tengo ropa, tengo que ir al piso, bañarme y salir pitando con Scott.

—Bueno, mañana te llevo temprano a tu piso, ¿vale?—tenía mucho sueño y no me complacía iniciar una discución. Así que acepté.

Niall me prestó una de sus poleras y me metí en la cama.

_____________________

Holaaaaaaaaa :D

Espero que les guste el capítulo. Creo que es bastante largo, so exprimí mi cerebro escribiéndolo *literalmente*.

Comenten y voten! Las quiero xoxo.

¿Atracción? |N.H| ©¡Lee esta historia GRATIS!