Capítulo 28

5.5K 193 2

-¿No te alegra que se te haya pasado el dolor de cabeza? -murmuró Justin mientras apartaba el pelo de _______ para acercar los labios hacia su cuello.

Ella se estremeció y volvió la cabeza para facilitarle el acceso.

-Mmm -fue todo lo que logró decir.

Estaba tumbada boca abajo en medio de la gran cama de Justin, aturdida y deslumbrada por su forma de hacerle el amor. Había empezado a descender con los labios hacia su espalda y la lamía intermitentemente mientras la acariciaba con las manos. Su boca se detuvo al comienzo de sus nalgas a la vez que deslizaba una mano entre sus piernas.

______ gimió y luego lloriqueó a causa de la creciente necesidad que sentía de volver a tenerlo donde lo había tenido hacía unos minutos.

-Justin... -dijo con voz estrangulada.

-¿Qué, cariño?

Ella se puso tensa a causa de aquellas palabras cariñosas... ¿o fue porque los dedos de Justin habían alcanzado el lugar que no podía ser ignorado, o negado?

-Oh, sí, sí...

-Paciencia -dijo él con suavidad-. Aún no ha llegado el momento.

Pero ______ sí iba a llegar. Y muy pronto. Iba a ser su segundo orgasmo desde que se había presentado en la habitación de Justin, hacía muy poco tiempo.

Cuando había despertado, lo había hecho deseando a Justin. Había intentado refrenarse con una ducha de agua fría, pero no había servido de nada, de manera que, finalmente, se había puesto el albornoz rosa y, sin molestarse en maquillarse o ponerse otra cosa, se había presentado en sus habitaciones.

Justin sólo había necesitado mirarla una vez para darse cuenta de lo que quería.

No había dicho nada. Simplemente la había tomado en brazos y la había llevado a su dormitorio. Sin dejar de mirarla, la tumbó sobre la cama, le abrió la bata, le hizo separar las piernas y le ordenó que no se moviera mientras él se desvestía y se ponía un preservativo. Para cuando acabó, ella estaba más que lista para recibirlo.

Había alcanzado el orgasmo treinta segundos después de que Justin la penetrara. Pero él no lo había hecho. Se había retirado y luego se había tumbado a su lado para besarla y acariciarla. Y en aquellos momentos ______ estaba a punto de llegar de nuevo, temblando de necesidad mientras él permanecía totalmente controlado.

¿Cómo lo lograba?, se preguntó, desconcertada. ¿Cómo lograba olvidar su excitación mientras ella llegaba al éxtasis?

Justin estaba rozando las redondeadas y tersas nalgas de ______ con la barba que comenzaba a crecer en sus mejillas. Ella gimió y puso inmediatamente su trasero en pompa en busca de más. Cuando él colocó una almohada bajo su estómago y le separó los muslos, ella se tensó de anticipación, a la espera de que la penetrara. Pero en lugar de ello, Justin comenzó a frotar con su rostro la suave piel interior de sus muslos a la vez que soplaba cálida y delicadamente contra su humedad.

_______ gimió de frustración y movió el trasero. Pero él siguió sin darle lo que quería. En lugar de ello, deslizó la lengua a lo largo del valle de su deseo y jugueteó con ella en torno a su clítoris. ______ se puso tensa y gimió de nuevo. La espera fue cruel mientras él seguía atormentándola. Pero unos momentos después, felizmente, estaba allí, colmándola, haciéndola estremecerse de alivio.

Cuando la hizo ponerse en cuatro patas y tomó sus pechos, dejó escapar un gritito de placer. Justin la había introducido a aquel modo de hacer el amor la noche anterior, sobre la alfombra verde del cuarto de estar. A ella le encantó entonces y le estaba gustando casi más en aquellos momentos, en parte porque Justin no podía ver sus ojos. Parecía que disfrutaba mirándola al rostro cuando alcanzaba el orgasmo, y temía que pudiera llegar a ver las emociones que empezaban a consumirla cada que sus cuerpos se unían.

«Vendida al Mejor Postor.»  ➸Justin Bieber ✖Finished¡Lee esta historia GRATIS!