Mi historia no eres tu, tu eres mi mundo

10 0 0

Baje las escaleras cuando me caí, para mi suerte Nathan me atrapo. En ese momento nos miramos directo a los ojos. En el proceso son empezamos a besar lo más apasionadamente posible y ustedes saben que pasa después. El pasaba sus manos por mi cabello mientras dormía, no era tanto que decir.

Prefiero contarle mi historia. Nací en Granada, España. Me sentía orgullosa de venir de hay. Mi padre era un fugitivo desde antes de que yo naciera. Yo viví sólo un año en Granada, de hay nos mudamos a Francia, Alemania, Italia, Irlanda, Bélgica y Rusia. Después me mude a Asia, hay fue donde conocí a Jonathan. Viví en China, Japón, Tailandia, Vietnam, Singapore y Myanmar. Hay fue donde pase los mejores momentos de mi vida.

En Marruecos viví las peores partes de ella misma. A mi me entrenaron a pelear y a usar armas, para decir verdad me obligaron. Después fue a Brasil, Chile, Panamá, USA, Canadá, donde conocí a Lauren, México y Venezuela. Esos eran a los que más tiempo pase en. No era una muy buena idea de estar ahí, pero ya me había acostumbrado a la que mi padre quería de mi. De hay fui a Nigeria e India. No era tan fácilmente viajar tanto, pero no iba a vivir una pesadilla cada día.

Después viajé a Colombia, Costa Rica, Honduras, El Salvador y Alaska. No podía vivir en tantos lugares, mucha gente me decía, pero yo los desmentía, cada uno de los lugares a los que había ido eran por culpa de huir.

Desde Alaska, mi padre le pidió a Jonathan que me llevara a Los Ángeles para estar más segura. De hay no volví a confiar en mi padre. Sentía que el era un monstruo que tenía un corazón de piedra, pero no era así. El dio todo lo que tenía para salvarme de lo que el corría de.

No volví a ver a mi padre desde la competencia y no volví a separarme de Nathan, pero sabía que algo me iba a ahogar la felicidad y quitármela para siempre.

-Eres el amor de mi vida.

-Quien no lo esconde es el valiente.

Solo un minuto¡Lee esta historia GRATIS!