Capítulo 21.

166 15 7

-Venga, prepárate. ¿Te acuerdas cuando atacaste a Devon?

-Para no olvidarle. -Dije con desdén.

-Pues recuérdalo bien, porque lo vas a necesitar para poder manipular el agua. Para empezar quiero que mires al agua fijamente, como si solo existiese el agua y tú, nadie más, ni los arboles a nuestro alrededor, el viento o incluso yo, solo fíjate en el agua. Toca el agua, siéntelo, piensa en él como cuando te has metamorfoseado.

-Bueno, creo que no es tan difícil. -Dije cuando dejaba de nadar y me concentre en el agua que me rodeaba, como había echo anteriormente, pero después de varios minutos no ocurrió nada. -¿Qué hago? No sucede nada.

-Lo se, lo he visto. Una vez que hayas sentido el propio agua, tienes que pensar que puedes cogerlo, al principio necesitaras mover las manos para ayudarte, pero una vez de que lo hayas echo bien y hayas aprendido y cogido practica, lo harás sin mover ni un solo musculo, solo con la mente. Bien, saca las manos del agua y ponlas frente al agua, frente a frente, o en este caso frente a agua. -Drake rió por lo bajo por su cómico comentario y yo le seguí para no parecer descortés, me sonrió y siguió con la explicación. -Una vez que hayas colocado las manos, sí así, muy bien. -Dijo cuando vio mis manos frente al agua. -Ahora puedes hacer que el agua se contraiga y cogerlo de diferentes formas, también elevarlo y moverlo por el aire.

-Si hace unos meses me llegan a decir que haga esto, pensaría que al igual que tú, yo también estoy loca, pero visto lo visto no puedo decir nada. -Drake rió.

-Bien, mueve la mano de un lado al otro lentamente, cierra y abre los puños, como si estuvieras sujetando algo y mientras piensa que puedes coger el agua, si quieres y puedes, lo conseguirás.

Hice lo que Drake decía, si quiero y puedo, lo conseguiré. Pensé una y otra vez esa frase y la dije en voz baja mientras contraía las manos y miraba fijamente al gua, como si el propio agua tuviese ojos y nos estuviésemos desafiando con la mirada.

-Si quiero y puedo, lo conseguiré... Si quiero y puedo lo conseguiré... Si quiero y puedo... Si quiero... -Al principio mi voz era apenas un susurro, pero a medida que repetía la frase mi voz aumento y el agua empezó a temblar y donde mis manos permanecían cerrando y abriéndose, unas pompas de agua comenzaron a salir del agua y a elevarse sobre el aire, permanecieron frente a mis manos y un auto-reflejo me hizo subir las manos y me fije en que las pompas las seguían, contenta subí y baje, empuje y gire las manos y con ellas las pompas las seguían. Drake aplaudió y sus carcajadas hacían eco en todo el lago.

Los puños me dolían de tenerlos apretados y los abrí ligeramente para descansar, entonces las pompas explotaron, y miles de gotas saltaron por todo el lago, asustada di un paso hacia atrás y mi espalda choco con Drake, este me sujeto los hombros y mi cuerpo se tenso al notar su tacto tan cerca de mi cuello, mi respiración era entrecortada y me fije en que la de Drake iba también al son de mi respiración, gire ligeramente el cuello para mirarle a ala cara y vi que tenía los ojos cerrados y su pecho aumentaba y disminuía a la vez que el aire entraba y salía de sus pulmones. Abrió los ojos de golpe, mirándome fijamente, empezó a bajar la cabeza y termino posandola en mi cuello, mi cuerpo tembló y sus labios besaron mi cuello, note que mis piernas flaqueaban y volvían a su sitio, mi cuerpo volvía a metamorfosearse sin ni siquiera hacer nada, solo por el tacto de sus labios subiendo por mi cuello. Drake me agarro por la cintura y me hizo girar para ponerlas uno frente al otro, nos miramos a los ojos por unos largos segundos, sus ojos ahora ya no eran negros como de costumbre, como los de un tiburón, sino grises casi plateados como el propio lago. La tensión de mi cuerpo no aguantaba más y me arroje a sus labios, robándole un beso que sabía que no iba a ser rechazado. Nuestros labios pegados, bailando al ritmo del agua del lago, al ritmo del viento y de las hojas de los arboles que se movía gracias a él. Drake me agarro por la espalda, con un abrazo firme y fuerte, me elevo y levanto del agua, me puso contra su cuerpo de tal forma en la que mis piernas tuvieron que abrazarlo por la cadera y mis brazos por su cuello, sin dejar ni un solo instante de besarnos. Drake ando marcha atrás, poco a poco avanzo hasta la orilla, el agua no nos arropaba a medida que nos acercábamos a la arena, Drake al llegar se tumbo todavía conmigo encima y después se movió y quedo de espaldas al suelo y yo con él encima, la arena se nos pegaba a la piel, pues esta aun seguía húmeda.

De repente chispas de todos los colores empezaron a salir por todos los poros de mi piel, de mi cuerpo, como cuando Drake me besó en la biblioteca, ¿Por qué empezaban a salir ahora y no antes, cuando estábamos dentro del lago? Rápidamente la respuesta llegó a mi cabeza, Drake había dicho que el lago quitaba automáticamente los poderes de aquel que quisiera atacar a alguien, pero ni ahora ni antes quería atacar a Drake, ¿por qué antes no salieron las chispas si no tenía intención de hacerle daño? ¿o si? Las chispas no paraban de salir, y Drake no paraba de besarme, algo que no lo veía como un problema, pero lo que si contemplaba como un problema era que las chispas cada vez eran más grandes y llamativas, cuando tocaban la arena esta se quemaba.

Quería parar aquellas chispas, pero no podía, quería parar a Drake, pero no quería. No podía parar nada y mi cabreo aumento, intentando así forcejear para quitarme a Drake de encima y así deshacerme de las chispas. Mi cuerpo se tenso y empezó a temblar como antes lo había echo dentro del agua, me asuste y llame a Drake varias veces:

-Drake... -Dije casi en un gemido ahogado, pues Drake no paraba de besarme el cuello. -Drake... -Lo intente otra vez, esta vez más fuerte, pero Drake no parecía escucharme. -Drake, para, por favor. -Me estaba cansando de estar así, pero Drake omitía mis llamadas, no aguantaba más a mi cuerpo temblando, a las chispas chisporroteando y quemando la arena y los besos fogosos de Drake incontrolaron mi fuerza.

-¡DRAKE! -Grite, y las chispas que salían empezaron a petardear, mis puños pegaron a Drake en el pecho y este salió lanzado junto a una extraña luz blanca brillante y acabaron cayendo al agua. Me levante de golpe, haciendo que la arena que tenía pegada e la piel, cayera bruscamente. -¡Drake! -Grite, pero ahora preocupada y no enfadada. Drake no salía por ninguna parte, debía estar todavía en el fondo del lago. Me metí al lago corriendo y seguí llamando a Drake, en ese mismo momento, un cuerpo inerte, Drake, salió flotando hasta la superficie. El agua me llegaba por los tobillos y decidí metamorfosearme, me zambullí al agua en cuanto termine de cambiar mi cuerpo, nade con mi aleta rápidamente hasta llegar donde el cuerpo inconsciente de Drake se hallaba flotando, intente cogerle, pero era un peso muerto y no podía con él, pensé en el truco que me había enseñado antes Drake y miré al agua desafiante, puse las manos frente a él y las mismas burbujas emergieron del agua y flotaron, pero necesitaba más que burbujas, necesitaba una burbuja más grande, como para poder llevar a Drake encima de ella. Volví a desafiar al agua, esta vez con más fuerzas y ganas, las manos las coloque mirando al agua que había al rededor y por debajo de Drake, la presión de mis dedos y mi mano contrayéndolos hizo que una gran masa de agua, una gran burbuja tan grande como Drake emergiera, llevando a Drake encima. Intente4 subir la burbuja un poco más, pero el peso y la fuerza me lo impedían, mire al lateral, hacía la orilla y lance mis brazos en esa dirección, sabiendo que la burbuja gigante los seguiría, y así fue, la burbuja siguió mis brazos y salió disparada hasta la orilla. La burbuja estallo dejando caer a Drake de espaldas en la arena. Me sumergí y nade hasta él, cuando llegue a la orilla volví a metamorfosearme a mi cuerpo humano y corrí por la arena, me senté donde Drake estaba tumbado boca arriba. Puse mis manos en su pecho para ver si toavía respiraba, pero no lo hacía, empece a angustiarme y le toque el cuello para ver si tenía pulso, y si lo tenía, me relaje un poco más, pero seguía alerta, puse mis labios en los suyos y comencé ha hacerle el boca-boca.

-Drake, por favor... -Supliqué. Varias de mis lágrimas resbalaron por mis mejillas. -Drake, venga vamos, levanta... -Respiraba entrecortadamente, estaba cansada, pero tenía que intentarlo todo, por Drake, le bese, pero ahora dulcemente, como si tratara de despedirme de él. Mis labios estaban húmedos por mis propias lágrimas, volví a besarme y mis lágrimas también mojaron sus labios. -Drake... -Solloce mientras posaba mi cabeza en su pecho, esperando cualquier indicio de respiración que subiera su pecho.. -Drake... -Volví a sollozar y entonces su pecho se lleno automáticamente de aire, me levante y le mire, había abierto los ojos y estaba tosiendo torpemente, haciendo que el agua que había tragado saliera disparado a la arena. Cuando termino de toser, me lance a sus brazos y le abrace mientras lloraba de alegría.

-Esta es mi chica. -Dijo Drake y cerré los ojos para sentir su respiración.  

La leyenda; Watterfall.¡Lee esta historia GRATIS!