Capítulo 2.

12 1 0

"David" nadaba de un lado hacia otro, hacía bromas con su amigo... Pero sobre todo, clavaba sus ojos en mí.

-¡Dalla, te está mirando otra vez! -exclamaba Jade de vez en cuando.

Pero apenas le hacía caso. Estaba absolutamente concentrada en aquel chico que me miraba, me sonreía, me guiñaba un ojo, se acercaba hacia aquí lentamente nadando. Espera, ¡¿Qué?! ¡¿Pero qué narices está haciendo?! "Mierda..." repetí seguidamente en mi mente. Intenté desviar la mirada hacia otro lado, disimulando que le había visto perfectamente, pero no pude evitarlo.

Sus tonificados brazos le empujaban fuera de la piscina, haciéndo chorrear todo el agua de su cuerpo. Hizo un movimiento con la cabeza para secarse todo el agua de su cabello castaño, y después, caminó hacia mí hechando su pelo hacia atrás con la mano, mordiéndose el labio inferior mientras hacia este gesto. Miré hacia otro lado.

-Este tío es una película porno andante, Dalla -susurró Jade. Giré la cabeza hacia ella para que pudiera ver mi cara de asombro ante su comentario. Ella se rió por lo bajo, removió su bebida con la pajita, y yo preví otro nuevo comentario pervertido. -Mira, ahí llega la película en busca de su actriz.

Antes de que pudiera contestarle un bonito insulto cariñoso a mi amiga, dos enormes brazos se apoyaron al final de mi hamaca. Jade se escaqueó, y fingió que se tropezaba con la hamaca para juntarla completamente a la mía. "David" se rió ante la estupidez de mi amiga, que se dió la vuelta y caminó directa al bar.

-David Beckham -sonrió el chico. No le pude escuchar, estaba completamente perdida en los músculos de su abdomen, de sus brazos, en su perfecto rostro, en cómo me miraba seductoramente.

-¿Pe... Perdón? -pregunté agitando la cabeza a los lados. Se rió por lo bajo, y para evitar que viera mi sonrojo, coloqué mi vaso ya vacío a un lado de la hamaca, agachando todo lo posible la cabeza y haciéndolo lo más lento que podía. "Menuda la que vas a liar..."

-David Beckham, con ese tío me has confundido -mi cara de sorpresa le hizo reír, mostrando una perfecta sonrisa de dientes blancos y brillantes, perfectamente colocados.

-Bueno... quizá sí -asentí al final.

-Por cierto... -dijo mientras se subía a la hamaca y avanzaba a gatas, hasta quedarse a pocos milímetros de mi boca. -Soy Liam. Liam Payne -me besó suavemente en la mejilla. Me ruboricé, y respiraba muy rápido.

-Dalla. Quiero decir, Delenya. Delenya Smith.

-Bonito nombre, Dalla -susurró. Puse una mano en su pecho e intenté apartarle, pero no pude. "Tiene más cuerpo que tú estúpida..." me recordé a mí misma. Me estaba poniendo nerviosa. Podría sentir su respiración en mi piel, y su cuerpo demasiado junto con el mío.

-Para ti soy Delenya -respondí con dureza. El torció su boca, para después sonreír. ¿Qué estaba pasando? -Apártate, por favor -le pedí mientras empujaba su pecho con mis manos. Él se partía el culo con mi reacción, pero yo quería salir de allí, meterme en el fondo de la piscina, irme a mi casa o algo.

-Está bien -dijo finalmente, mientras se giraba hacia la otra hamaca y apoyaba la cabeza sobre sus brazos. -Me has gastado con la mirada, ¿eh? -dijo divertido. Me sonrojé. No le faltaba razón, pero al menos podía no habérmelo dicho y haberme ahorrado la vergüenza que sentía ahora.

-¿Qué? No sé de qué me hablas -intenté disimular.

-¿Acaso no eras tú la que me comía con los ojos mientras estaba en mi hamaca? Bueno, en la otra, porque esta es mía ahora. No te importa que me quede aquí contigo, ¿no?

-Jas vendrá y te hechará.

-Tranquila, que mi amigo ya se ha ocupado de ella. -Al oír eso mi cuerpo tembló. ¿Y si la secuestraba? Seguí su mirada. El chico que antes estaba con Liam, hablaba animadamente en el bar con Jade. -Tranquila, mujer. Que no la voy a secuestrar ni nada por el estilo -soltó una carcajada.

-No pasa nada, si no te hecha ella te hecho yo -le dije seria.

-No lo harás, ya me iba -dijo mientras se sentaba de nuevo -Andy seguramente me esté esperando.

-¿Andy? -pregunté sorprendida.

-Sí, el chico que estaba conmigo -respondió confuso.

-Ah...

-¿Por qué lo dices? -preguntó con curiosidad.

-Mi hermana se llama así. -"Y, ¿por qué narices te cuento yo esto?"  pensé, ahora yo confusa. Él empezó a reír sin parar.

-¿Qué? -le pregunté bruscamente.

-Es nombre de tío.

-O es un nombre de tía para tu amigo -repliqué enfadada.

-Lo que tú digas -se encogió de hombros. -Debería irme ya, pero es que no puedo aguantar la tentación...

"Tentación, ¿de qué?..." . Mis pensamientos se interrumpieron cuando un beso aterrizó en la comisura de mis labios. Un escalofrío me recorrió todo el cuerpo, y Liam lo notó.

-Mmm... quizá otro día -dijo con su voz profunda mientras se levantaba y me guiñaba un ojo. Yo aún estaba boquiabierta por su comportamiento conmigo, sin saber qué hacer o qué decirle.Mi corazón latía fuertemente, quereriendo salirse de mi pecho a toda velocidad.

El tono de mi teléfono me sobresaltó. Rebusqué por mi bolsa para poder parar de una vez Give me Love de Ed Sheeran, que sonaba lo más alto que podía. Leí el nombre que aparecía en la pantalla: Jade.

-Jas, ¿por qué me llamas si estamos a unos metros de distancia? -pregunté sorprendida por la gran estupidez de mi amiga.

-Mira dentro de tu bolsa.

-¿Qué?

-Donde has guardado el móvil. Mira dentro.

-Estás loca... -protesté. Pero aún así, miré. Nunca había desconfiado de ella cuando me hablaba con ese tono tan animado, para darme una sorpresa o para anunciarme algo importante. Miré dentro. Una pequeña tarjetita blanca sobresalía de mi cartera. -Jade, ¿qué es esto?

-Liam lo dejó ahí -Jade colgó, dejándome totalmente en shock.

¿Liam? ¡Pero si había estado todo el tiempo mirando hacia él! Bueno, exceptuando cuando me dió el beso y cuando tardé bastante tiempo en levantar la vista de mi vaso en el suelo, para poder evitar que me viera sonrojada. “Te dejo mi número aquí, llámame. Sé que lo estás deseando. Liam Xx.”

-Será creído… -me dije a mi misma.

-Pero te gusta –se acercó Jade con una sonrisa.

-Yo…

-Os he visto. Has intentado ignorarle pero no podías –soltó una risita. Odiaba que tuviera razón.

Strong¡Lee esta historia GRATIS!