¿Amigos?

1.7K 89 12

Estabamos a punto de besarnos cuando el timbre sonó.

-Voy - dije gritando mientras miraba a David - tengo que ir a abrir - David asintió. Me levanté del sofá para llegar hasta la puerta. Abrí y para mi sorpresa era Christian, ¿que mierdas hacía aquí?

-Hola - dijo sonriendo - ¿no me vas a abrazar?

-Hola - dije acercandome para abrazarle.

-Jacqueline, que me ha llamado... ah, hola - dijo David al verme con Christian. - que me tengo que ir, adiós - dijo acercandose a mi para darme un beso en la mejilla.

-Adios - contesté. Jacqueline, preparate para la que te viene ahora. Cerré la puerta cuando Christian pasó y nos acercamos a el salón. Nos sentamos en el sofá sin decir nada ninguno, hasta que Christian habló.

-¿Se puede saber que hacía aquí? 

-Ha venido a ayudarme a limpiar todo esto... - dije mirando todo el salón.

-Claro, y ha tenido que venir el, ¿no?

-Christian...

-No, Christian no. Jacqueline, sé lo que has sentido por el, y se lo que sientes, a si que, creo que mejor será que lo dejemos ¿no? ¿Amigos?

-Amigos - dije acercandome a el para abrazarle, el y David eran totalmente diferentes, pero totalmente. 

-Yo mejor me voy, si necesitas algo ya sabes, avisame - dijo levantandose para irse. Me dolía, y valla si me dolía, yo le quería, pero David... David ha sido y es algo muy importante para mi. Christian salió por la puerta y no sé por que, pero tenía unas ganas tremendas de llorar, soy a sí de sensible. Fuí hacia el salón, me senté en el sofá y me puse a llorar, sin saber por que, pero lo hice. Mis lagrimas caían lentamente por mis mejillas mientras me costaba coger aire. Mi movil comenzó a sonar, miré y era David.

-¿Si? - dije entre sollozos

-Jacqueline, ¿que te pasa? ¿por que lloras?

-David, Christian y yo lo emos dejado...

-Lo siento mucho...

-No, no lo sientas, lo emos dejado por que yo... yo....

-¿Tu que?

-Te quiero David, te quiero.

-Ves, ya sabía yo que los borrachos siempre dicen la verdad... - dijo riendo.

-Eres tonto... - dije yo tambien riendo. - por cierto, ¿por que te fuiste?

-Me llamó Magí para ir a firmar unos papeles, estamos en el estudio, ¿te vienes?

-Es que estoy echa una pena, tengo unas pintas...

-Sin escusas, vente, vamos, aquí te esperamos. - y antes de que le pudiera contestar ya me había colgado. Me levanté del sofá y fui a ponerme algo decente. Me puse unos legins negros y una sudadera azul con unas converse del mismo color. Fui al baño, cepillé mi larga melena y me maquillé.

Cogí dinero, las llaves, el movil y unas gafas de sol. Bajé a la calle y llamé a un taxi, le di la dirección de el estudio y me llevó allí. Pase por las puertas de aquel gran sitio y allí estaban todos, sonriendo al verme entrar por la puerta.

A tres centímetros de tu sonrisa - Auryn¡Lee esta historia GRATIS!