Capitulo 1.

19 2 0

Recuerdo mi primer amor, 2010... Yo estaba saliendo con un chico cuando del 5 al 15 de julio me fui de campamento. Eran unos campamentos que todos los años preparaba el colegio y que desde muy pequeña he ido a todos. Total que, mi novio se apuntó este año a los campamentos, por pasar unos dias juntos y ambos estabamos encantados con ello. Tener 10 dias para nosotros... Era un buen comienzo para un verano que marcó mi vida. Lo que no sabiamos es que todo esto daria un giro muy brusco e inesperado. Una vez llegamos, nos instalamos y acomodamos, empezamos con las actividades. Los juegos que habian preparado y todos los talleres. Al poco tiempo de estar alli, se me acerco un chico que de vez en cuando veia vagar por los pasillos del colegio pero, con el que nunca habia hablado debido a que era un año mayor que yo.

Recuerdo una fiesta de pijamas que hizo mi hermana pequeña, Cris (insoportable pero... al fin y al cabo mi hermana pequeña). Una de sus amigas resultó ser la hermana de este chico, Marcos. me contó que él le habia hablado de mi, que posiblemente le gustara. Yo no paraba de negar con la cabeza, era imposible. Era mayor, guapo,simpatico... No se iba a fijar en mi. Era imposible. Ignoré aquel comentario...

Marcos comenzó a hablarme, al principio conversaciones secillas, unos saludos... poco más pero la convivencia Hizo que fueran mas intensas esos momentos de charla que teniamos.

Hora de piscina. Estaba con mis amigas, hablando cerca del agua, pensando en si meternos o no al agua. Estaba muy fria y el aire de afuera no ayudaba a nuestra decision. Mientras miraba atenta e indecisa aquel agua azulada noté como mis amigas iban alejandose y eso solo significba una cosa y era que a una le tocaba tirarse al agua forzadamente. Quisé echarme atrás y alejarme yo también cuando fue demasiado tarde. Sus grandes manos me cogieron por la cintura desnuda mientras pasaba su brazo libre por mis piernas hasta tenerme inmovilizada y preparada para el chapuzon que no habia pedido. Solo se me ocurrio gritar y retocerme mientras unos labios rozaban mi oreja susurrandome: 

"Por muchos gritos que pegues y por mucho que te muevas no te servirá de nada, canija".

Lo que recuerdo despues es cerrar los ojos con fuerza mientras el frio del agua iba subiendo por todo mi cuerpo aunque... una vez debajo del agua seguia notando sus manos rodeandome. Sali medio ahogada, haciendo parecer que habia tragado agua, lo que Marcos no sabia que era una trampa para tenerlo desprevenido y hacerle una aguadilla como venganza de ese injusto aunque agradable chapuzón.

¿Suerte o destino?¡Lee esta historia GRATIS!