UNA COLMENA REPLETA DE ABEJAS VERDES

739 16 0

---¡Ahhhhhhhhh!

Me incorporo con el corazón latiéndome a toda velocidad. Cuando consigo abrir los ojos veo a mi padre al lado de la cama con las manos por encima de la cabeza. Lleva puesto el jersey de McNabb con el número 5.

---¡Ahhhhhhhhh!

Continúa gritando hasta que salgo de la cama, levanto las manos y digo: -- -¡Ahhhhhhhhh!

Hacemos el cántico y representamos las le- tras con los brazos y las piernas.

---¡E! ¡A! ¡G! ¡L! ¡E! ¡S! ¡EAGLES!

Cuando terminamos, en vez de decirme buenos días o alguna otra cosa, mi padre simplemente sale de la habitación.

195/625

Miro el reloj y veo que son las 5.59 de la mañana. El partido empieza a las 13.00.

Le prometí a Jake reunirme con él a las 10.00, lo que me deja dos horas para hacer pesas y una para correr. Así que hago pesas y a las 8.00 de la mañana Tiffany me está es- perando fuera como dijo que haría.

No corremos demasiado rato, solamente un- os diez u once kilómetros.

Después me doy una ducha, me pongo mi camiseta de Baskett y le digo a mamá que si me puede llevar a la estación del PATCO, pero dice: ---Tu conductor te está esperando fuera. ---Mamá me da un beso en la mejilla y me entrega algo de dinero---. Pásalo bien y no dejes que tu hermano beba demasiado.

Fuera veo a papá en su coche con el motor en marcha. Me meto en el coche y pregunto:

196/625

---Papá, ¿vas a venir al partido?

---Ojalá pudiera ---dice, y nos dirigimos hacia la autopista.

La verdad es que mi padre sigue obed- eciendo una prohibición autoimpuesta y por eso no asiste a los partidos de los Eagles. A principios de los años ochenta, cuando papá tenía unos veintitantos años, tuvo una pelea con un hincha de los Dallas Cowboys que se atrevió a sentarse en el nivel 700, lugar en el que se vendían los asientos más baratos del estadio de los Vet y donde se sentaban los ul- tras de los Eagles.

La historia la escuché de mi ya fallecido tío y decía lo siguiente: Cuando los Cowboys mar- caron un touchdown, ese aficionado de los Dallas empezó a saltar y a vitorear en voz muy alta, así que la gente comenzó a tirarle cervezas y perritos calientes. El problema era que mi padre estaba sentado en la fila de

197/625

delante de ese aficionado de los Dallas, con lo cual a él también le empezó a caer cerveza, mostaza y comida.

Por lo visto, papá perdió el control y atacó al aficionado de los Dallas hasta dejarlo al bor- de de la muerte. De hecho, arrestaron a mi padre por agresión y estuvo tres meses en la cárcel. Si mi tío no hubiese pagado la hipo- teca esos meses, habríamos perdido la casa. Papá perdió su pase de temporada y desde entonces no ha vuelto a ver un partido de los Eagles en el campo.

Jake dice que podríamos meter a papá en el campo, pues ya nadie comprueba los carnets en la entrada, pero él repite que no irá.

---Mientras dejen entrar a los del equipo contrario en nuestra casa, yo no sé si podré dominarme.

198/625

En cierto modo esto es gracioso, pues han pasado casi veinticinco años desde que papá pegara a ese aficionado de los Dallas, y ahora solo es un hombre viejo y gordo que no creo que fuera a pegar a otro hombre viejo y gordo como él. Aunque mi padre me pegó bastante fuerte hace unas semanas en la buhardilla, así que quizá sí es sabio por su parte permanecer alejado del campo.

Un Final Feliz(El Lado Bueno De Las Cosas) Mattew Quick¡Lee esta historia GRATIS!