Capítulo 27: Estaba haciéndoos un favor a ambos

12K 729 18

 Título completo: Estaba haciéndoos un favor a ambos; dedicado a lLaila.

POV Daniel

—Verás, Daniel... —Vicky suspiró—. En realidad Bryan es gay.

¿Qué? pregunté confuso—. Pero él te besó y... —miré a Vicky en busca de alguna explicación.

—Yo lo besé a él —me corrigió ella—. De todas formas, esa es una historia muy larga, te la contaré algún día y nos reiremos recordando —sonrió al final, pero a mi no me engañaba, repentinamente se había puesto nerviosa.

—¿Así que gay? —pregunté mirando a Bryan.

—Gay —coincidió él.

Inexplicablemente ahora me sentía mucho más relajado con su presencia, y algo en el fondo de mi cabeza —probablemente mi conciencia— me decía que era por Vicky. Siempre había creído que había algo entre ellos. Algo más que amistad. Pero ahora ambos estaban desmintiendo eso.

—Pues tranquilo, sé que nunca nos hemos llevado genial, pero guardaré el secreto. Al fin y al cabo tú permitiste que Vicky me ayudase con matemáticas aun a sabiendas de que eso podía perjudicarte como capitán del equipo.

—Sé que eres el mejor del equipo, Dan —él me sonrió, y en ese momento pensé que era la primera vez que el rubio me dirigía a mi ese gesto—. Además, estaba haciéndoos un favor a ambos —lo miré confuso, al igual que Vicky, tras eso último—. Dejadlo —terminó él divertido. Ally tenía su misma expresión—. Nos vemos al salir de clase —y dicho esto ambos cogieron sus bandejas saliendo de la cafetería.

—En fin —suspiró Vicky—, espero que no digas nada —me avisó.

—Soy una tumba, lo prometo —hice un gesto con mi mano, como cerrando una cremallera imaginaria en mi boca y luego tirando la llave.

—Eso ya no se vale, ahora tenemos que hacer la promesa de los meñiques —dijo formando un puchero.

—Está bien, está bien... eso ya son palabras mayores —sonreí sin poder evitarlo ante la broma, pero ambos alzamos los meñiques, enlazándolos—. Prometo no decir nada a nadie —tras esas palabras ella pareció más convencida y me dio un beso en la mejilla levantándose. En mi mejilla había quedado la marca de sus labios, podía sentir esa zona arder. Suspiré, tenía que dejar de pensar en eso. No podía negar que Vicky... bufff, pero ahora éramos amigos. Como en los viejos tiempos. Cuando yo la rechacé...

—Ahora tenemos que terminar el proyecto de tecnología —dijo ella interrumpiendo mis pensamientos.

—Vamos pues —me levanté y juntos entramos al taller, donde ya estaba la mitad de la clase.

Hoy teníamos mucho que trabajar ya que el otro día tan solo pudimos elegir la base del puente. Esta vez fui yo quien cogió el trozo de madera para cortarlo. Alcancé una sierra y mientras miré a Vicky, que estaba un poco perdida. Sonreí tiernamente.

—Puedes hacer los dos postes para alzar el puente —ella asinitó a mis palabras y cogió otros dos trozos de madera.

Nos pusimos a trabajar y pasados unos quince minutos ya teníamos toda la estructura del puente hecha. El profesor se acercó al ver que habíamos avanzado considerablemente.

—Muy bien chicos —observó el puente con detenimiento—, ahora tan solo os falta el circuito eléctrico y la estética.

—¿Podrías ayudarnos con lo de la electricidad? —preguntó Vicky.

—Claro —se ofreció el profesor y nos miró a ambos frunciendo el ceño levemente—. ¿Y Kayla?

Vicky y yo nos miramos mutuamente y tras ese contacto de miradas nos encogimos de hombros a la vez. Si yo lo estuviese viendo desde fuera sería divertido. Justo en ese momento oímos la puerta de la clase abrirse y al mirar hacia allí vimos a Kayla, que se nos acercaba.

—Hola, profe —saludó con una de sus adorables sonrisas.

—¿Por qué llegas tarde, Kayla?

—Es que... estaba hablando con el profesor de música, que teníamos que...

—Bien, ponte a trabajar, no quiero más explicaciones —la cortó el profesor antes de llevarse a Vicky con él para explicarle cómo tenía que ser e circuito.

Kayla se sentó en un silla con la intención de no hacer nada durante la clase, claro estaba. La chica parecía tonta, pero tenía un punto de inteligencia. Sabía que el de tecnología no soportaba al de música, por lo que ni se iba a molestaren hablar con él, de modo que nunca descubriría que ella realmente no estaba hablando sobre sabe Dios qué con él.

Sus mejillas ligeramente más sonrojadas de lo normal y su pelo igualmente revuelto la delataban, del mismo modo que su falda aún más subida que de costumbre. Y por supuesto, su salida del comedor al lado de Jack, uno de mis compañeros en el equipo de fútbol. Estaba totalmente seguro de que venía del baño, y no precisamente de hacer sus necesidades. Negué pensando que no era mi problema y mientras Vicky estaba ocupada con el profesor seguí trabajando en la estética, sin hacer demasiado caso a Kayla, que intentaba tontear aún más.

Holiiiiii. ¿Qué tal? Ya sé que el capítulo es una auténtica caca, pero es lo que hay... jajaja, tenían que acabar el trabajo. Prometo que el siguiente será un poquito más largo e interesante, sin tanto rollo.

Bueno, en este capítulo quería daros MIL GRACIAS a todos, por la cantidad de lecturas que aumentan, los más de 1500 votos y vuestras opiniones en los comentarios. De verdad significa mucho para mi entrar cada día  a Wattpad y ver que las lecturas y los votos ya están por las nubes. Sólo puedo decir GRACIAS.

Espero que a pesar de que sea malo el capítulo os haya entretenido un rato, que comentéis dejando vuestra opinión y que votéis mucho. Besos, SOIS LOS MEJORES LECTORES DEL MUNDO, subiré el siguiente prontito ;3

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!