62.

2.6K 120 33

Tu celular vibró justo a tu lado, la pantalla anunciaba un nuevo mensaje proveniente de Niall. Tu ceño se frunció cuando miraste el nombre del chico.

"Ven arriba."

Miraste alrededor de la sala un poco confundida, ni siquiera habías notado que el chico había desaparecido.

Era medio día de Navidad y Niall y tú estaban quedándose en la casa de su madre por un par de días, tan solo habían llegado ayer por la mañana. Te disculpaste de la conversación que estabas teniendo con una de sus tías e hiciste tu camino escaleras arriba hacia la antigua habitación del chico y misma que estaban compartiendo.

Abriste la puerta de la habitación y miraste a Niall sentado en la orilla de la cama, sus codos estaban sobre sus rodillas mientras miraba la pantalla de su celular. Una sonrisa pequeña apareció en su rostro cuando te miró entrar al lugar.

—Hey, nena.— Mencionó calmado, poniéndose de pie y caminando hacia ti una vez que cerraste la puerta, de inmediato envolvió sus brazos alrededor de tu cintura y dejó un beso rápido en tus labios al mismo tiempo que sus brazos te presionaban más sobre su cuerpo fuerte. El beso duró un par de segundos antes de que se separara y te sonriera de nuevo. —Quería tenerte para mi solo aunque sea por un rato.

Tus ojos se abrieron y lo miraste sorprendida. —¡Niall, tu familia entera está haya abajo! Definitivamente no hay manera en la que vayamos a tener sexo justo ahora.— Le diste una mirada de advertencia.

Su cabeza fue hacia atrás cuando dejó salir una carcajada, volviendo su agarre a tu alrededor más fuerte.

—No para eso. Ya tendremos tiempo más tarde.— Te dio una mirada pícara y una sonrisa ladeada.

Niall se separó de ti y camino hacia la maleta pequeña que había traído para este viaje. Lo miraste con curiosidad mientras él buscaba en ella, momentos después sacó una bolsa de regalo de color blanco y pequeña.

—No quise darte esto en frente de todos.— Él mencionó en voz calmada mientras caminaba de nuevo hacia ti y te tendía la bolsa.

—¡Niall, ya nos dimos nuestros regalos!— Lo miraste con amenaza mientras le dabas un pequeño golpe sobre su pecho de manera juguetona mientras él te miraba con esa sonrisa ladeada que te volvía loca.

—Solo ábrelo, mujer.— Sonrió.

Abriste la pequeña bolsa y de la misma sacaste una pequeña caja de color tinto. Lo miraste por unos segundos antes de tomar con más cuidado la caja y comenzar a abrirla.

Una mano fue directo a tu pecho cuando miraste el hermoso collar que se encontraba ahí. El collar tenía una pequeña medalla que se abría y dentro de ella tenía una foto demasiado pequeña de ti y de Niall que estaba perfectamente acomodada. Cerraste la medalla con cuidado y miraste el diseño que tenía por fuera, era en forma ovalada y tenía un pequeño corazón grabado en la parte de enfrente.

—Mira la parte trasera.— Niall mencionó, lo miraste y estaba mordiendo un poco su uña, se veía algo nervioso.

Giraste la medalla y sentiste tus ojos llenarse de agua, en el metal se encontraba grabada la fecha en la que comenzaron su relación y en manuscrita se podía leer la frase "para siempre."

—Quise darte algo extra de regalo, sé que el próximo año será increíble con el nuevo tour pero al mismo tiempo será difícil, sé que vendrás conmigo por un tiempo pero también estaremos separados mucho tiempo y... yo solo quería que tuvieras algo que siempre te recordara lo mucho que te amo, incluso cuando no esté a tu lado para decírtelo.— Explicó mientras caminaba de nuevo hacia ti, limpiando la lágrima que había caído y se deslizaba lentamente por tu mejilla. Te miraba con esperanza y sabías que estaba preguntándose si te había gustado o no.

—Oh, Niall. Amor, me encanta. Es hermoso y significa muchísimo para mi. Pero no tienes por qué preocuparte, nunca dudaría sobre lo mucho que me amas; incluso si te encuentras en el otro lado del mundo me haces sentir como la chica más amada de todo el planeta.— Sonreíste mientras lo mirabas con demasiado amor.

Niall sonrió un poco y quito la caja de tus manos, dejándola sobre la mesita de noche que estaba junto a su cama, no sin antes tomar el collar con delicadeza entre sus manos.

—Déjame ponértelo.— Murmuró, se puso detrás de ti y movió con cuidado tu cabello, dejándolo caer sobre tu pecho, puso la cadena alrededor de tu cuello y la acomodó, después te giró para poder admirarla alrededor de ti.

Miraste hacia abajo, tomando la medalla entre tus dedos. —Muchísimas gracias, Niall. Es hermoso.

Tu chico castaño sonrió y puso sus manos sobre tu cadera, acercándote a su cuerpo y haciendo que descansaras tu cabeza sobre su pecho, dándole la oportunidad de dejar un beso sobre tu cabello.

—Te amo, ________. Para siempre.

———

Lo siento, no hay una segunda parte del anterior, o por lo menos, ahora mismo no la hay, tal vez más adelante. :(

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!