01. T&Y

150 22 3


"Cuando sea el momento indicado, cuando sea la persona indicada y tu corazón deje de latir por un par de segundos al verla, cuando ocurra eso, podrás cerrar tus ojos para abrirlos realmente al amor..."

Gritos, algunos golpes inofensivos junto con un sin mar de groserías hacia su persona, eso tuvo que aguantar el pelinegro durante la que iba a ser una noche placentera de sexo pero parece que el destino le cambio sus planes.

— ¡Estoy harta!

— ¿De qué hablas?

— ¡De que eres un frio insaciable! No eres nada cariñoso, no me tocas y cuando te beso ¡Nada! Ni una sonrisa de satisfacción, un alago, ¡ni siquiera cierras los ojos!

— ¿Y eso que importa? Tú me gustas, yo te gusto. No le veo el problema.

—No Yoongi, no se trata solo de eso.

— ¿Entonces?

— Cuando encuentres el significado de lo que te digo, hablamos. —La chica tomo sus cosas y abrió la puerta del departamento y ni se molestó en cerrar dejándolo un poco desconcertado para luego reaccionar veloz mente.

— ¡SooYoung! —grito su nombre pero la nombrada ni se inmutó de eso, pues no escucho sus pasos regresar, se rindió rápidamente para dejarse caer frustrado en su sillón de terciopelo nuevo, era la cuarta en aquel mes, ¿Qué no podía mantener una relación estable por un largo tiempo? No comprendía por qué las chicas siempre se fijaban en el simple hecho de que no cerraba los ojos al momento de besar. "Es importante para ellas ya que son mujeres." le había dicho Namjoon "Es que no siento algo como para cerrarlos..." le había respondido él. Por un momento pensó que tal vez el problema no era él, tal vez el problema eran las mujeres.

—Quizá...quizá debería probar con...—y antes de terminar la oración se regañó a si mismo por pensar en tal estupidez.

Escucho como sonaba el timbre que daba anuncio a que alguien estaba detrás de su puerta esperando a que lo invitara a pasar. Con pesadez se levantó de su asiento y abrió, no se sorprendió al ver a su alto y delgado amigo con un six-pack de cerveza junto con un buen cargamento de comida chatarra de toda clase dentro de varias bolsas de supermercado.

— ¿Puedo pasar?

—Ya estas dentro ¿no?—el rubio le miro un poco raro suponiendo lo que había pasado antes de que él llegara— ¿Cuánto duramos esta vez?

— ¿Tan predecible soy?—le dijo con tono de burla mientras tomaba camino a la cocina metiendo al refrigerador las cervezas y sacando dos de paso.

—No, pero soy tu amigo y se cuando alguien te deja.

El pelinegro arqueo una ceja junto con una sonrisa un poco amarga, vaya que ya debería de tener cansado a Namjoon, en todo el transcurso que han llevado como amigos, con tantas relaciones fallidas.—Dos semanas...quizá menos, unos seis días.

— ¡Bien! He ganado.

— ¿De qué hablas?

—Aposte con Jin y Hoseok que no durabas más de una semana con esa chica.

—Soy tan patético que mis amigos apuestan con mis relaciones, genial.

— ¡Hey! Al menos tienes suerte en conseguir a lindas señoritas dispuestas a intentarlo con el gran Yoongi-Killer.

—Yoongi... ¿Yoongi qué?

—Ehh... no hablemos de eso, ¿Qué tal si tomamos algo y comemos mientras vemos el partido?

Cuando sea el momento indicado °TAEGI°Where stories live. Discover now