LA CENA DE ETIQUETA

629 19 0

Ronnie finalmente viene a verme al sótano y me dice:

---Tengo que volver a casa, así que solo dispongo de unos minutos.

Termino la serie de flexiones y sonrío, ya que sé lo que esa frase significa. Veronica no sabe que Ronnie ha venido a verme, y él tiene que darse prisa para que no lo pille haciendo algo sin su permiso (algo como decir hola a su mejor amigo, al cual hace mucho tiempo que no ha visto).

Cuando termino, dice:

---¿Qué te ha pasado en la cara?

Me toco la cicatriz de la frente.

---Ayer se me resbaló la pesa de las manos y se me cayó encima.

---¿Se te ha puesto el ojo morado por eso?

Me encojo de hombros, no quiero decirle que mi padre me pegó un puñetazo.

---Tío, realmente estás en forma. Me gusta tu gimnasio ---dice mirando mis aparatos y el Stomach Master 6000; luego me ofrece la mano---. ¿Crees que podría venir a hacer ejercicio contigo?

Me pongo en pie, le doy la mano y digo:

---Claro. ---Sé que es solamente otra de las promesas falsas de Ronnie.

---Escucha, siento mucho no haber ido a verte a Baltimore, pero bueno, teníamos a Emily y, bueno, ya sabes. Pero he sentido

75/625

que las cartas nos mantenían unidos, y ahora que estás en casa podríamos pasar tiempo juntos, ¿no?

---Como si... ---empiezo a decir, pero luego me muerdo la lengua.

---Como si ¿qué?

---Nada.

---¿Aún crees que Veronica te odia?

Mantengo la boca cerrada.

Sonríe con cara de bobo y dice:

---¿Crees que si te odiara te invitaría a cenar mañana por la noche?

Miro a Ronnie y trato de averiguar si va en serio o no.

76/625

---Veronica va a preparar una cena especial para darte la bienvenida. ¿Vas a venir o no?

---Claro ---digo sin creer lo que estoy oy- endo, pues las promesas de Ronnie no suelen llevar la palabra «mañana».

---Genial. Ven a mi casa a las siete para que tomemos una copa primero. La cena será a las ocho y será una de esas cenas formales de tres platos, así que ponte algo bonito, ¿de acuerdo? Ya sabes cómo se toma Veronica lo de las cenas de etiqueta --- dice. Luego me da un abrazo, el cual tolero solamente por lo sorprendido que estoy por la invitación de Veronica. Ronnie me pone la mano en el hombro y dice---: Tío, da gusto que estés en casa.

Mientras lo veo subir la escalera, pienso en toda la porquería que Nikki y yo diríamos de Ronnie y Veronica si el período de

77/625

separación hubiese acabado y fuera a venir a la cena de etiqueta conmigo.

---Una cena de gala ---diría Nikki---. Pero ¿dónde estamos, en el colegio?

Dios, Nikki odia a Veronica.

Un Final Feliz(El Lado Bueno De Las Cosas) Mattew Quick¡Lee esta historia GRATIS!