C30

29.1K 3.2K 1.2K

Mientras los días pasaban me sentía más alejado que nunca de Cailín en todo el sentido de la palabra

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Mientras los días pasaban me sentía más alejado que nunca de Cailín en todo el sentido de la palabra. Eliminé su número de teléfono para evitar llamarla, para evitar emborracharme y enviarle mensajes. Eliminé todas las fotografías que teníamos, no quería quedarme hipnotizado quebrando cada trozo de mi cuerpo una vez más. Anthony me decía que estaba loco por dejar todo atrás así como así y no ir por ella una vez más ¿pero que más podía hacer? Me había cortado con un arma, había emitido las palabras más dolorosas, y la verdad, me estaba olvidando de quien realmente era yo... Soy Caín Bennet y no podía dejar que ella me derrumbara, ella ni nadie. No podía estar deseando morir por su causa, no. Si querían asesinarme, iba a morir luchando, pero jamás derrotado y encerrado en mi departamento aumentando una cobardía ajena a lo que yo de verdad era.

—Sí que tienes basura hoy, Caín —me sonrió el conserje del edificio.

Asentí regalándole una falsa sonrisa, abrí la pequeña puerta en donde se depositaba la basura y sin pensarlo dos veces, metí la gran bolsa de basura negra que me acercaba totalmente a una princesa destrozada, Blancanieves.

Gracias a mi rápida cicatrización, en dos semanas mi brazo se encontraba sano y listo para entrenar. Comencé lento mientras Anthony acomodó todo para ayudarme, las maneras de entrenar, los golpes, todo.

— ¿Estás pensando lo mismo que yo? —Me preguntó mi entrenador mientras se acercaba a sentarse junto a mí.

— ¿Qué se supone que estás pensando y que debo pensar también? —Reí.

—El lunes peleas con Dylan Betancourt, es tu pase para la final Caín —comentó.

— ¿Ese idiota no se rinde? —Respiré profundo. —La final anterior casi nos matamos, Anthony.

—Lo sé —soltó una carcajada —pero ha entrenado en todo este tiempo y si le ganas estarás en la final, sino, pasará él.

De pronto algo retumbó en mi cabeza. Era la voz de Corinna diciéndome "No vayas a la final, Caín"

— ¿Quién está por el otro lado? —Le pregunté inquieto. Él frunció el ceño confundido.

— ¿Qué otro lado?

—Sólo pasan dos personas a la final ¿No?

—Así es.

— Si gano yo ¿Con quién tendría que pelear, Anthony? ¿Cuáles son los otros dos chicos que pelean para pasar a la final? —Pregunté creo que rápido porque Anthony cada vez se vio más confundido.

—Los he estado mirando, pero no creo que sean mejores que tú.

—No me importa eso, sólo dime quienes son —le pedí.

—No me acuerdo de sus nombres justo ahora, pero ¿Por qué?¨

—Ya sabes por qué.

Anthony rodó los ojos y comenzó con su discurso.

DECADENTES © #2¡Lee esta historia GRATIS!