Capítulo VII.Pesadilla

7K 160 9

—¿Mamá?

Bajé de las escaleras hacia el primer piso y allí estaba ella, preparándome un delicioso bistec en salsa verde.

—Mmm que bien huele, te estás haciendo una experta en cocina mamá.

—Bueno cariño, no es que hacer unos bistecs requieran muchas dotes culinarias, pero la salsa me ha salido muy rica—decía mientras ponía los platos en la mesa, listos para comer.

Ella fue la primera en probar la carne.

—Delicioso cariño, prueba y me dices.

Me llevé el trozo de carne a la boca y mientras lo masticaba fue cuando vi un cambio en la cara de mi madre.

Los ojos se le oscurecían por segundos, la piel parecía envejecerse hasta un punto que incluso daba impresión que se le iba a caer, pero sobretodo lo que más me impactó fue la manera de mirarme. Ya no era la manera en que mira una madre a su hija, era el tipo de mirada de un asesino a su victima.

—Mamá....—pero yo ya sabía que era tarde, esa no era mi madre, o por lo menos ya no.

Se abalanzó sobre mí con la intención de aniquilarme o más bien... de comerme. Se había convertido en un ser monstruoso, en un zombie.

Salí de la casa pero inmediatamente me arrepentí de ello. 

El jardín estaba lleno de esos seres. 

Huí para la parte de atrás de la casa y fue cuando vi a la única persona que aún seguía siendo humana.

-¿Carlos?

Pero en ese mismo instante, sin darme tiempo a reaccionar, apareció un zombie por detrás y empezó a morderle el cuello.

—¡Carlos noooo!


—¡Laura!

—Laura... Laura despierta.

—Laura ha sido una pesadilla, despierta.

Y fue entonces cuando reconocí esa voz... su voz.

Abrí los ojos lentamente y pude observar que me hallaba en un lugar totalmente desconocido. Carlos estaba sentado al lado de la cama donde yo estaba acostada, cogiéndome de la mano y mirándome con preocupación.

Miré alrededor y no daba crédito a mis ojos.

Estábamos en una habitación con varias camas. Pero como...

Ahora que estaba despierta me acordaba. El accidente con el coche...

—¿Carlos que ha pasado?—reaccioné preocupada pues podía estar herido— ¿Estás bien? ¿Te ha pasado algo?

—No, pero nos dimos un fuerte golpe en la cabeza y nos quedamos los dos inconscientes. Yo me he despertado antes —hizo una breve pausa antes de volver a hablar— Y bueno... ellos nos han traído.

—¿Ellos?

Aparté mi mirada de él y me fijé más en el resto de la habitación, específicamente en la puerta. Estaba entreabierta y se podían apreciar a varias personas mirando desde allí. Entre ellas un chico de veintimuchos años,que era el que estaba más adelantado.

—Hola preciosa, me llamo David—empezó a hablar nada más darse cuenta de que les miraba y se adelantó hasta quedarse frente a la cama—.  Tuvisteis mala suerte encontrándoos tan cerca de todos esos zombies pero por suerte la entrada de nuestra guarida estaba cerca. Nos turnamos para vigilar la entrada por si escuchamos a supervivientes cerca y por eso oímos vuestro accidente. Pero no preocuparos la entrada está hecha de hierro y esos cabrones son muy estúpidos como para saber siquiera que es una puerta.

Aventura zombie *Parte 1 y 2 unidas* (Sin editar)¡Lee esta historia GRATIS!