Capítulo 14: "Regenerándose"

26 8 1

La nueva imagen que se plasmaba del nuevo mundo, provocaba que se quedaran sin aliento. Por si fuera poco, se podía apreciar, además, como esa gran rosa era rodeada por otras más pequeñas que dominaba al resto del tallo, y que al mismo tiempo, reparaban lo irreparable.

Es bellísimo anunció Misa que estaba sentada ahora sobre el nuevo terreno fértil.

Creo que ya hemos cumplido nuestra parte. Espero que Yamil y Talía no tengan más dificultades con lo que les toca a ellos en el proceso en el que decía esto, Abel se ponía de pie.

Bueno, si es verdad que Talía se ha puesto más firme entonces creo que les irá bien después de él, ella también se levantó del suelo, y se sacudió la ropa. Hay que informarle a Alan sobre esto —pero antes de hacerlo, el intercomunicador se activó por sí mismo, y una voz conocida provino de éste.

Chicos, me llegó la información acerca del cambio de la atmósfera, al parecer la fauna y la flora está resucitando. El agua también parece estar comenzando a volver a normalidad. Han hecho un buen trabajo.

Gracias Alan, justo estábamos por comunicarnos contigo. Nosotros ya estamos listos para regresar.

Bien, entonces regresen, aún faltan Yamil y Talía. Espero que les esté yendo bien.

Pensé que ellos terminarían rápido como nosotros.

Bueno, no todos los continentes son lo mismo chico listo habló la pelirroja con cierto tono de burla.

Ya basta Misa el rubio le rogó que parara, en verdad ya había soportado demasiado de ella, más específicamente hablando, cuando ella fue poseída.

Muchachos, no peleen, por lo que sé, tenían problemas para guiarse debido a la terrible contaminación de esa zona.

¿Y están bien? preguntó Abel preocupado.

Sí, no te alteres, los relojes me muestran su estado, están bien, aunque avanzan despacio.

Entiendo, luego nos explicas más en cuanto lleguemos a la nave le respondió, y Alan asintió para luego finalizar la llamada.

La primera misión del grupo inicial había resultado ser todo un éxito, ¿pero les iría de la misma manera a Yamil y a Talía? Ahora ellos tenían que realizar la misma proeza, pero se les estaba complicando por los gases que estaban acumulados en la zona.

Siento como si me costará respirar se quejó el más alto.

A mí también me está costando, pero según el aparato, ya casi llegamos, así que aguanta un poco más Yamil lo alentó la castaña.

No muy lejos de ellos podía divisarse un puente que parecía estar bastante corroído por la terrible contaminación, sin embargo, no podían estar seguros de ello. El problema estaba en lo que veían, ya que esas ilusiones afectaban incluso a los objetos, lo cual daba como resultado un espejismo parpadeante de un puente que parecía estar en buenas condiciones, pero al mismo tiempo, deteriorado.

¿Qué hacemos Yamil?, no tenemos otra opción más que cruzar ese puente. Es lo único que nos llevará al otro lado donde debemos plantar la segunda semilla en su rostro se reflejaba la intranquilidad.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!