Capítulo 48

1.1K 61 4

Camila POV

Habían pasado unos días y ya teníamos todo listo para el viaje a Cancún. Solo quedaba hacer las maletas e irnos. Lo cual sucedería en una semana.

— Ahora solo queda esperar a que llegue el día para irnos —dijo Shay sentada frente a mi en la mesa del restaurante.

— Sí, estoy emocionada —le dije cogiendo el menú que estaba en el centro de la mesa.

— ¿Pedimos ya? —preguntó Shay también mirando el menú.

— Sí, llama al camarero —le pedí sin despegar la vista del menú.

El camarero no tardó en venir y pedimos lo que queríamos.

Estuvimos comiendo entre risas, aunque durante la comida me sentía un poco observada por una chica que estaba al fondo del restaurante.

— ¿Qué pasa? ¿Por qué miras tanto allí? —preguntó Shay girándose un poco para mirar disimuladamente a la chica morena que estaba al fondo.

— Esa chica no deja de mirarme —comenté mirando de reojo.

— Quizás le gustas, ¿no crees? —dijo Shay levantando un ceja con una sonrisa.

— Puede ser —me encogí de hombros sin darle importancia.

Pedimos postre, y después de terminarnoslo de comer, pagamos la cuenta y nos fuimos.

***

Quedaban cinco días para que nos fuéramos. Lauren también estaba emocionada. Además, que cumplirá veinte años cuando estemos allí.

Estaba con Lauren paseando por el centro de la ciudad. Entramos a un Starbucks para hablar más tranquilas, y buscamos dentro un lugar donde sentarnos.

— Ya hago yo la cola —le dije amablemente a mi novia.

— Vale, aquí te espero —me dijo con una sonrisa.

Me puse en la cola donde había tres personas delante de mi. Noté que alguien se puso detrás de mi para seguramente hacer la cola también.

— Perdona, ¿nos hemos visto antes —preguntó la persona detrás de mi.

Me dí la vuelta, y reconocí de inmediato a la chica morena que había estado mirándome cuando estuve comiendo con Shay.

— Sí, te vi hace dos días en un restaurante de por aquí cerca —dije mirándola a los ojos.

— Estabas comiendo con una amiga —dijo con una pequeña sonrisa.

— No dejabas de mirarme —comenté, haciendo que ella sonriera más.

— Lo sé. Siento mucho si te incomodé, pero es que no podía dejar de hacerlo —se disculpó —. Eres preciosa.

— Gracias —dije con una sonrisa.

Me tuve que girar porque ya me tocaba a mi en la cola. Cuando terminé de pedir lo que quería, me hice a un lado para esperar a que la chica morena también pidiera.

— Me llamo Keana —se presentó después de salir de la cola —. Vamos a la misma Universidad.

— Camila —le sonreí —. No recuerdo haberte visto.

— Casi no coincidimos. Te he visto alguna vez de lejos con Lauren. A ella la conozco —dijo mirando la hora de su móvil.

— He venido con ella. Esta esperándome allí —dijo señalando con la cabeza a mi novia que estaba entretenida con su móvil.

— Oh, no la había visto. Me tengo que ir, ya nos veremos —se despidió con una sonrisa.

— Vale, adiós —le dije antes de que se diera la vuelta y se fuera.

Me dirigí a la mesa en la que estaba mi novia y dejé lo que habíamos pedido en la mesa. Ella dejó su móvil a un lado al notar que ya había vuelto. Me senté en la silla que estaba a su lado y cogí mi café para probarlo.

— No sabía que conocías a Keana —comentó Lauren bebiendo de su café.

— No, no la conozco, bueno ahora sí —dije antes de explicarle bien —. El otro día la vi cuando fui a comer con Shay, y parece que hoy también.

— La conozco, he hablado con ella alguna vez —dijo Lauren sin importancia.

— Lo sé, me lo ha dicho —asentí con la cabeza afirmando aquello —. Es que el otro día no dejaba de mirarme, y ahora me ha preguntado si nos habíamos visto antes y le dije que la había visto en el restaurante.

— ¿Qué no dejaba de mirarte? —preguntó con curiosidad.

— Sí, no todo el rato, pero me miraba de vez en cuando. Se lo dije, a lo que contestó que era porque le parecía preciosa —le conté con una pequeña sonrisa a mi novia porque ya sabía la cara que iba a poner.

— Vaya, parece que tienes una admiradora —dijo rodando los ojos.

Le conté el resto de mi conversación con Keana ignorando que estaba un poco celosa.

— Bueno, ella es muy simpática, de lo poco que he hablado con ella, me ha caído bien —dijo Lauren con una expresión serena, sorprendiéndome un poco.

— ¿No estás celosa? —pregunté mirándola fijamente.

— No tiene sentido que lo esté. No quiero ser celosa y eso. Confío en ti, estamos juntas, y es normal que alguien se pueda fijar en ti con solo verte —dijo con sonrisa para después darme un beso.

Después de estar una hora allí, nos fuimos a su casa. Estuve ahí hasta que llegó la hora de la cena y me fui a mi casa.

Desconocido POV

Miller me escuchó atentamente mientras le contada como me había ido estos días.

— Bien —dijo bebiendo de su vaso de whisky —. Por ahora solo tú estarás en contacto con ellas.

— No creo que me sea difícil averiguar lo que harán —dije refiriéndome a los planes que estaban haciendo. Las he estado vigilando y parece que fueran a hacer un viaje.

— Te lo contará Cabello, o incluso alguna de las otras. Es fácil lo que tienes que hacer —dijo encendiendo un cigarro.

Intercambiamos un par de palabras más, y me fui de aquel lugar. Me subí en mi coche y por el camino llamé a mi otra compañera. Ella por ahora no debía acercarse a Lauren. Solo tenía que esperar a que yo consiga la información.

Cuando finalizó la llamada en la que le conté brevemente lo que había hablado con Miller, dejé de grabar con el otro móvil que tenía.

Todas las conversaciones que había mantenido con Miller y con mi compañera estaban grabadas en aquel móvil. También tenía vídeos en donde hablábamos para que no se dudara de que eran ellos. Había más de Miller que de la otra que solo le ayudaba por dinero. De todas formas no hacía mucho para Miller. Si sigue así, no tendrá casi represarias. Está claro que Miller utilizará a otras personas para lo que quiere hacer.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!