☣Capítulo 17☣

17 3 3

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Victoria Onisse

No me gustó para nada la forma en que me miraron, pero no me podía retractar de mis palabras, estaría mintiendo.

Realmente me había preocupado, ¿cómo no hacerlo cuando vi la sangre saliendo de la cabeza del demonio de ojos azules? Fui la primera en notarlo y la primera en actuar. Traté de parar la sangre que salía, nunca me ha gustado la sangre, pero si no era yo, nadie más podría ayudar, los demás estaban demasiado afectados y enojados como para hacer algo al respecto.

Todos estuvimos más tranquilos cuando la sangre se detuvo, finalmente Rodrigo se calmó y pudimos llevar a Seth a la enfermería, solo pasaron unas pocas horas antes de que él despertara.

Y ahora volvemos a donde comenzamos, seis chicos miraban a Seth con evidente furia y él simplemente estaba petrificado. Me aclaré la garganta, tenía que salir de ahí.

–Bueno, me alegro de que estés bien, Seth. Ahora debo irme, así que... nos vemos el lunes, ¿de acuerdo? –los rostros se relajaron y Leo fue el primero en hablar para romper el incómodo silencio.

–Te acompaño a tu casa. –

–No. –hablé impulsivamente haciendo que él se detuviera al haber dado el primer paso –Quédate con tus amigos, supongo que tienen mucho de qué hablar y no quiero intervenir, quiero que arreglen sus problemas. –expliqué. Algunas sonrisas se mostraron, incluso Adam palmeó la espalda de Seth con camaradería.

–Está bien, ¿te parece si nos vemos este fin de semana? Podemos ir todos a algún lugar para pasar el rato. –Leo estaba esperanzado en escuchar una respuesta afirmativa, pero no podía dársela, no esta vez.

–Lo siento, pero tengo planes. Mi mejor amiga hará una fiesta y prometí asistir. Hace mucho tiempo que no la veo ni a ella ni a Elián y no puedo perder la oportunidad de visitarlos. –

– ¿Elián? –preguntó Adam con evidente disgusto. ¿En serio esa fue la única parte que escucharon?

–Sí, Elián, mi mejor amigo. Estaba en mi secundaria y lo veré en la fiesta. –muchas miradas entristecidas se dirigieron a mí. Genial, a Cristina esto le causará un paro cardíaco, espero no arrepentirme. –Pero supongo que no habrá problema si quieren venir también. –un gran grito de júbilo se escuchó y no pude evitar dar un paso atrás por la sorpresa. Debería comenzar a acostumbrarme a sus repentinos cambios de humor.

–Claro que iremos, sin falta. Solo dinos el lugar y la hora y ahí estaremos. –Derek estaba eufórico, bien, ya no había marcha atrás.

–Claro, te enviaré los datos en un mensaje de texto luego, Leo. Tú dales la información a los demás, ¿vale? –el nombrado asintió y yo sonreí –Bien, nos veremos el fin de semana, adiós, chicos. Seth, mejórate. –los demás se despidieron con palabras amigables, Seth no dijo absolutamente nada, pero no esperaba que lo hiciera, él tenía mucho que procesar.

Pecar para amar¡Lee esta historia GRATIS!