1

967 81 63

Había un condón usado en el piso cerca de la cama.

Esto no sería particularmente digno de mención si no fuera por el hecho de que Han había estado ausente varias semanas y el preservativo definitivamente no le pertenecía.

Han miró fijamente al condón, sintiendo la bilis subir hasta su garganta. Su mirada se desplazó hacia la imagen de la mesita de noche, una foto de un día en el parque. Él y Xiao Tong parecían tan felices, su pequeño cuerpo parecía diminuto en sus brazos mientras la abrazaba por detrás.

Volvió a mirar el condón y se sintió mal del estómago.

Tras de él, Xiao Tong seguía parloteando distraídamente, diciendo lo feliz que estaba de que hubiera regresado a casa, de Suiza, antes de lo planeado.

Han siempre se había enorgullecido de nunca golpear una mujer. Era un tipo grande, con un trabajo peligroso, un temperamento excitable y puños a juego, pero nunca había golpeado a una mujer.

Nunca había estado tan tentado en su vida. Y había pensado que esta semana no podría empeorar.

Aparentemente no era suficiente que hubiera perdido su trabajo y la confianza del hombre al que había considerado un amigo. Descubrir que su novia había traído a otro hombre a su propia casa para follar, y engañarlo en su propia cama, no era otra cosa que la cereza arriba de todo ello.

—¿Quién es? —Se oyó decir Han, con la voz llana.

El parloteo constante de Xiao Tong finalmente se detuvo.

—¿Qué?

Han se dio la vuelta y apuntó con el dedo hacia el condón.

—¿Quién es el sorete con el que me estás engañando?

Los enormes ojos negros de Xiao Tong se ensancharon. Sus labios temblaban.

—Han, no es lo que...

—¿No es lo que parece? —gruñó Han—. ¿Estás jodiendo conmigo, Xiao Tong?

Ella se estremeció, alejándose de él.

—No sé de qué estás hablando —dijo ella con voz llena de confusión.

No era una mala mentirosa. Demasiado malo para ella que Han fuera un ex agente federal y reconocía a la gente que mentía para ganarse la vida. Solía ser uno de ellos.

—¿Quién es? —preguntó. No sabía por qué de repente era tan importante. No, sabía por qué: él no creía que fuera capaz de golpear a una mujer, ni siquiera ahora, sin importar cuan mentirosa y puta-engañadora fuera. Con un hombre sería un asunto diferente. El cuerpo de Han picaba por una pelea, había estado ansioso por encontrar una salida para su frustración y rabia reprimida desde que Taeyong lo había despedido de su cargo de jefe de seguridad. 

Si Han era honesto consigo mismo, necesitaba encontrar una salida para su ira desde que ese joven inglés, Jung JaeHyun , había conseguido tener al jefe de Han envuelto en su dedo meñique. Hasta el día de hoy, desconcertaba y disgustaba a Han cómo el pequeño chupapollas habría logrado engañar a un hombre como Taeyong. Han nunca había pensado que Taeyong fuera gay. Todavía estaba convencido de que Taeyong no lo era. Todo era culpa de Jung JaeHyun: el mocoso tenía los labios más obscenos que jamás había visto. Incluso Han, un hombre completamente recto, no pudo evitar mirar un poco.

—¿Quién es? —preguntó Han. Le dolía el pecho más de lo que le hubiera gustado admitir. Xiao Tong había sido su novia oficial por dos años. Era inteligente, divertida y hermosa. La había querido genuinamente, a veces incluso pensaba que la amaba.

VIII. Just a bit WICKED (LuMin)¡Lee esta historia GRATIS!