85

60.9K 6.3K 2.8K

TaeHyung suspiró pesado y con parsimonia continuó pasando sus dedos por el cabello rubio de JiMin. Habían dejado la playa en silencio, él había observado como JiMin se volvía frágil en brazos de YoonGi, le dolió tanto observar como su amigo derramaba lágrimas y se aferraba al cuerpo del pálido, sin embargo, una parte de él descansó al ver que estaba más o menos estable.


JiMin no estaba solo, YoonGi no había soltado la mano de su amigo en ningún momento, no lo forzó a hablar, tan solo se conviritó en su soporte y TaeHyung no pudo estar más agradecido con Min YoonGi, el mayor cuidaba tanto de su mejor amigo que llegó a la conclusión de que YoonGi realmente amaba a JiMin, Tae se sintió más tranquilo al ver a su amigo de pie después de enfrentar a sus padres.


Su mente trabajaba en tantas cosas, quería decir tanto, deseaba hacer muchas cosas por JiMin, no obstante sabía que lo único que podía hacer por él en esos momentos era brindarle apoyo, un hombro donde llorar, unos brazos que lo recibirían con abrazos reconfortantes, un amigo que lo escucharía y lo intentará aconsejar. JiMin necesitaba de su mejor amigo y ese era su papel, TaeHyung era leal a su amistad con JiMin y así iba s ser siempre.



—Debes comer algo JiMinnie...—JiMin se mantenía en silencio, no derramó más lágrimas aunque su tristeza era más que palpable y visible.—Mi bolita de arroz debe mantenerse fuerte y sano.


Una pequeña y casi invisible sonrisa afloró de los labios de JiMin y él suspiró, debía ser paciente con su amigo:—Ah, mira a YoonGi hyung, exagerado como siempre.


Ambos chicos observaron al pelinegro llegar con distintos paquetes de comida instantánea, habían conseguido un tren de regreso a Seúl. JiMin había decidido regresar a pesar de las circunstancias, algunas quejas salieron a relucir por parte de YoonGi y TaeHyung pero comprendieron que el rubio no quería pasar más tiempo en Busan, lamentablemente JiMin quería alejarse de su ciudad natal y aunque Tae dijera que lo mejor era descansar al final se rindieron y apoyaron la decisión de JiMin; ahora debían esperar cuarenta minutos para abordar el tren.


—Gracias YoonGi hyung.—El mencionado dejó la comida en la mesa en la que se encontraban. TaeHyung notó el semblante tenso del pelinegro, YoonGi estaba preocupado por JiMin.



—JiHyun me llamó hace unos momentos, vendrá a despedirse y a dejarte tus cosas Jiminnie.—YoonGi dejó un tazón de ramen y un sándwich de pavo frente al mencionado.—Debes comer Mochi.



TaeHyung se alejó un poco de su amigo, sabía que JiMin no tenía ánimos para alimentarse pero ni él ni YoonGi iban a permitir que no comiera.


—También te traje jugo de durazno y unas galletas de chocolate.—YoonGi era tan cuidadoso con JiMin que a TaeHyung le dio ternura ver a ese par mirándose cabizbajos pero igual de cariñosos.



El castaño recordó aquella vez en la que JiMin le había mandado mensajes para contarle el pequeño percance que habían pasado él y YoonGi en Daegu, recordaba perfectamente las palabras preocupadas de su amigo, la forma en la que JiMin se expresaba de YoonGi, tan preocupado, sincero con sus sentimiento y muy asustado. Ahora presenciaba el otro lado de la moneda con YoonGi, el mayor sin duda reflejaba una incertidumbre enorme pero seguía intentando que JiMin se sintiera lo más confortable posible y le brindaba una sonrisa.


La mirada triste de JiMin cayó en su comida, revolvió un poco los fideos con los palillos y para sorpresa de los otros dos chicos comenzó a comer en silencio. JiMin era conciente de los esfuerzos y la preocupación que tenían YoonGi y Tae por él, no quería mortificarlos más, era cierto que no tenía hambre pero llevaba más de medio día sin comer y en su estado eso le haría un daño mayor.


Tinder ◈ YoonMin¡Lee esta historia GRATIS!