Capítulo 1

4.1K 172 6
                                                  

Lauren's POV

Mi madre dice siempre, que no llegare a nada con mis tontos libros y mis estúpidos dibujos, pero me da igual. Siempre salgo al parque y llevo mi libreta, quien sabe y pueda encontrar mi musa de verdad. Un sabio dijo una vez "Si no sales, no encontrarás a tu verdadera musa", el sabio que lo dijo fue mi abuelo. Es gracioso verlo así, mi abuelo sufre de una enfermedad muy rara, no tan rara la verdad, alzheimer, a él siempre se le olvidan las cosas, y es gracioso por qué, cada día me dice la misma frase. A pesar de su enfermedad mi abuelo es muy buena persona, ya que es un gran sabio, aunque aveces me repite lo mismo cada día.

Me encontraba en el parque, con mi libreta de dibujos, quería encontrar a mi musa, como me decía mi abuelo. Era verano y las hojas de los árboles caían, era hermoso esta vista. Los niños reían y disfrutaban, sus padres hablaban de cosas sin sentido, o eso creo. Yo me considero una persona no tan sociable, me encanta más leer y dibujar, si tengo amigas pero no paso la moría de tiempo con ellas, no me gusta salir a fiestas, prefiero perderme en la lectura o dibujar, a mis 18 años de edad me gusta más quedarme en casa y leer un poco. A mamá no le gusta que solo pase leyendo, pero da igual, total es mi vida.

Busque con la mirada que dibujar, a mi alrededor había más árboles que bancas o personas. A los minutos vi a una chica con un niño, este saltaba de alegría, quizá porque le dio un dulce o lo llevaría algún lugar. La gente puede ser más feliz teniendo poco, eso me lo dice mi abuelo, eso era cierto, yo soy feliz con poco la verdad. El año que viene tendré que entrar a la universidad, eso me alegraba ya que estudiaré lo que más me gusta, diseño gráfico, es mi gran sueño, mamá no me apoya, ella dice que eso me hará más vaga de lo que soy, total buscaré un trabajo así sacaré dinero para la universidad, papá me ayudara. Cuando era una niña pequeña, mamá siempre me decía, "cuando seas mayor podrás ser lo que tu quieras", y ahora que quiero ser diseñadora no quiere ella, entonces para que me dijo eso, así son los adultos, hoy te dicen una cosa y mañana otra. Me quedé unos minutos sentada, no encontré a mi musa, total eso es una tontería. Tomé mis cosas, debía pasar por mi amiga, es la única normal de todas. Estaba guardando mis cosas cuando vi pasar a una chica, era una hermosa y sexual chica, llevaba unos papeles en sus manos. Mi mirada no dejaba de ver esas hermosas caderas moverse. No vi cuando ella estaba en el suelo, se había tropezado, me levante rápidamente y llegué donde ella..

—¿Estás bien? —Le di mi mano para que se levantara, ella no lo pensó y la tomó. Se levantó con mi ayuda y pude verla, era la primera vez que veía tanta perfección en una persona.

—Si... Gracias —Me dijo, pero yo estaba perdida en sus hermosos ojos, esos ojos que muestran tanta luz y tanta ternura. Tenía una tonta sonrisa, es que ella causa eso en mi. —Bueno...  —

—Eres muy hermosa —El dije, sin pensarlo, y que estaba perdida en su mirada. Ella solo sonrió, y que sonrisa más hermosa, si ella es mi musa, que alegría siento.

—Bueno.... Gracias, debo irme.

—No.... Dijo, me llamo Lauren —Le dije y ella volvió a sonreír.

—Bueno, Lauren, gracias nuevamente, debo irme.

Sin más se fue, sin saber su nombre, ella solo se fue. No podría olvidar esos hermosos ojos, cuando su mirada se conectó con la mía, fue único y hermoso, ese momento nunca lo olvidaré.

Salí del parque y me dirigí a casa de mi amiga Ally, ella era mi verdadera amiga, es la única normal, como ya había dicho, me refiero a que no le gusta las fiestas ni nada de esas cosas, ella era más de ir a la iglesia y esas cosas.

Llegue al metro y me subí, la casa de Ally quedaba a unas calles del parque, pero no quería caminar la verdad. Mi vida consistía en, leer, dormir, estudiar, dibujar e ir a visitar a Ally, no me gustaba ver la televisión, para mi era una perdida de tiempo, prefiero imaginar los sucesos que pasan en los libros. Un libro es como la televisión, pero en tu cabeza, y así es mejor. Baje del metro y fui a casa de Ally, no era tan grande su casa, pero era genial, cómoda y agradable. Toque el timbre y salió una chica muy pequeña y tierna.

—Hola, Lauren —Dijo y me abrazo, ella era muy cariñosa conmigo y eso me agrada, aunque yo no soy de dar abrazos y mucho menos de recibir abrazos, pero con Ally es diferente.

—Hey, pequeña.

—No me digas así — dijo e hizo un puchero muy lindo y tierno, ella es tan linda, la quiero como si fuera otra de mis hermanas.

—Okey lo siento, ya no te diré así.

—Bueno, pasa.

Entramos y como dije antes, la casa no era grande, por dentro era igual, pero estaba muy ordenada, a sus 22 años, es una escritora muy buena, sus padres la apoyaron con eso, y eso es genial, tener unos padres que te apoyan. Vivía sola y eso es genial también, yo quiero eso.

Llegamos a la sala de estar y nos sentamos, ella fue a la cocina, supongo por algo de beber, observe toda su casa, era muy bonita, todo ordenado y muy limpio, tenía demasiada simetría, es genial, amo lo simétrico. Aún no podía sacar la hermosa figura de esa hermosa chica, su sonrisa, sus ojos y sus caderas, ella es de otro mundo, debo saber su nombre.

—Te veo perdida, Lauren —dijo mi amiga, mientras dejaba unos vasos de jugo de naranja en la mesita.

—No es nada....

—Te conozco, Jauregui, algo te pasa  —Somos amigas desde los 5 años, aunque ella siempre fue mayor, si que me conoce.

—Es que, estaba en el parque...

—Eso no es nuevo en ti —dijo en broma.

—Déjame terminar... Conocí a una hermosa chica, ella es muy linda... Sus ojos, sus ojos Ally, muestran la luz que se encuentra en ella.

Y así es, ella es como el hermoso sol que me ilumina en las mañanas, es simplemente perfecta. Ally solo sonrió y me vio con los ojos que conozco bien, sabía que diría.

—Lauren Jauregui, estas enamorada— ¿Lo estaba?, quizá, esa palabra es difícil.

—No lo sé, apenas hable con ella, ni me dijo su nombre.

—Una persona se puede enamorar a la primera, no debes saber ni su nombre ni nada, si tu corazón late fuerte la primera vez que la viste, es porque, querida amiga, estás enamorada.

Vaya, eso tiene sentido, pero no sabré que lo es, hasta hablar más con ella. Seguimos hablando con Ally, ella me contó sobre el libro que estaba escribiendo, yo le comenté más de lo que sentí con esa chica, Ally era la única que sabía de mi preferencia sexual, mi mamá se moriría si lo supiera. Mi papá no lo tomara mal, o eso creo. Pedimos una pizza con Ally y me mostró su historia, no estaba nada mal la historia.

Entre Pinceladas (Camren) Donde viven las historias. Descúbrelo ahora