Capítulo 18

1.2K 105 8

Al día siguiente Sky durmió hasta muy entrada la tarde. Hacía días que no dormía tanto ni tan bien, necesitaba cargar las pilas. Pero la sorpresa se la llevó cuando encima de su escritorio encontró una nota de Izzy:

Dúchate y espérame dentro de la habitación. Traigo refuerzos.

Hizo caso a lo que ponía en la nota y fue directamente a la ducha. Una ducha relajante en un nuevo día. Se sentía renovada y con ganas de volver a ser ella sin ningún miedo.

Cuando salió de nuevo a la habitación ya estaban sus dos amigas esperándola con ropa, maquillaje y un gran bocadillo de pollo con queso. ¡Qué buena pinta que hacía! Tardó muy poco en comérselo todo.

-Ahora que ya estás llena, toma –le dijo Izzy tirándole un vestido rojo de tirantes que le llegaba hasta el encima de las rodillas.

-Esto no me quedará bien...

-Calla y haz caso –le dijo Clary como advertencia.

Ella se lo va probó y se miró al espejo. Hacía tiempo que no se veía tan guapa.

-Y esto no es todo. Ahora te toca maquillaje.

Izzy se sentó delante suyo y le dirigió una sonrisa antes de empezar a hacer magia con su colección de sombras, pintalabios, colores y lápices. Era toda una artista.

-Estás preciosa. Si te esperas diez minutos aquí bajamos las tres juntas.


La fiesta era bastante aburrida. Izzy le había explicado exactamente lo que estaba pasando en aquel momento: nada. Sky se había quedado hablando con la madre de los Lightwood sobre temas absurdos y no podía dejar de hablar sin quedar como una mal educada.

-Mama, creo que Sky tiene sed. ¿Quieres venir a beber algo?

Ella levantó la vista y se encontró con aquellos ojos verdes brillantes acompañados de una sonrisa amable. Alec la había salvado. Iba vestido con un pantalón negro junto con una americana del mismo color.

Él le ofreció un vaso y la castaña lo aceptó.

Los dos se quedaron mirando mientras sonreían.

-Siento haber estado tan distante estos días –pidió disculpas Alec, rompiendo aquel momento.

-No sufras, todos necesitamos espacio.

Alec rió e hizo un trago de su bebida.

-Llevas puesto el brazalete. ¿Ya has visto cómo funciona?

El moreno se tragó el líquido rápido y asintió.

-¿Me dejas adivinar los colores? –Alec asintió otra vez-. Con Jace azul...

-Sí.

-Con Izzy naranja, por supuesto.

El chico rió.

-Para tu madre gris.

Él asintió.

-Con Simon... verde –dijo Sky, riendo-. Con Clary... no lo sé... ¿amarillo?

-Sí –dijo él, recordando aquel color amarillo cuando Clary le dirigió un "Buenos días", una mañana fría.

-Y conmigo...

Él no quería responder. Sabía que aquel momento llegaría, pero no sabía cuál era la respuesta correcta. Por Sky no sentía nada que no fuera amistad. Además, si él sentía algo más estaba seguro de que ella no. Ella sólo lo veía como un gran amigo y no quería que aquello cambiara.

-¿Amarillo también? –le preguntó ella, despertándolo de sus pensamientos.

-Sí –consiguió pronunciar.

-Entonces confías en mí y yo en ti. Ya estoy contenta.

Los dos rieron y se pasaron el resto de la noche juntos, hablando y riendo. Desaburriéndose de aquella fiesta tan muerta.

¿Qué os ha parecido hoy? ¿Qué creéis que pasará a partir de ahora? 

Hoy haré un capítulo que no será capítulo. Os dejaré elegir la portada, tengo unas cuantas :)

El submundo contigo (Alec Lightwood)¡Lee esta historia GRATIS!