"Ella sabe que la mantengo a salvo"

4.7K 596 44


Cuando Lauren finalmente regresó a la escuela dos días después, estaba luciendo un nuevo moretón en su mejilla izquierda pero con una mirada que hacía que cada uno de sus compañeros se acobardara. A excepción de Lucy, por supuesto.

Lucy ya no se encogía. Ella simplemente rodó los ojos y dejó que Lauren fuera Lauren.

Dicha niña estaba esperando a Lauren en su casillero con los brazos cruzados y una mano extendida frente a ella mientras examinaba sus uñas con el ceño fruncido. Lauren sabía que era algo demasiado Lucy. Se preocuparía por sus uñas más de lo que se preocuparía por sus clases reprobadas cualquier día de la semana.

"¿Así que tu primo es un gilipollas?" Lucy comenzó la conversación yendo directamente al grano y enarcó una ceja hacia Lauren. "Y no tiene sentido enfadarse con Camila, la niña estaba prácticamente orinando en sus pantalones cuando fui a verla la otra noche. Accidente de nerviosismo".

"¿Ella está bien?" Porque Lauren no había encontrado el coraje para ponerse en contacto con su novia en los últimos dos días, sin tener idea de qué decirle más que un montón de "Lo siento", pero eso no la llevaría a ningún lado.

Lauren sentía pena por asustar a Camila, no sentía hacer lo que había tenido que hacer.

"En realidad no, pero podría estarlo después de que te vea". Lucy miró más allá de su amiga de ojos verdes y enarcó una ceja. "Hablando de..." Ella asintió.

Lauren apenas tuvo tiempo de darse vuelta antes de que una mano se enroscara alrededor de la parte superior de su brazo y comenzara a alejarla de su amiga.

"Arreglaré este lío para ti, Laur." Lucy puso los ojos en blanco pero atrapó el ceño de Lauren justo cuando la pequeña morena que se aferraba a ella la arrastraba lejos.

Camila no le dijo ni una palabra a Lauren cuando la empujó a través de la multitud de personas en el pasillo, todos se separaron una vez que vieron quién estaba acompañando a la celebridad. Los ojos los observaron mientras se movían y Lauren quería arrancarle su brazo de la mano de Camila para dejar de atraer tanto la atención, pero luego recordó que esa no era exactamente la manera de ir a reconciliarse con su novia.

La morena siguió caminando con un propósito y Lauren simplemente la siguió porque pensó que le debía a Camila al menos eso.

Y luego volvieron a estar en el techo. El lugar que parecía mágicamente quitaba todo su dolor y problemas y los convertía en las únicas dos personas en el mundo del otro. Lauren no podía comprender la cantidad de veces que se había colado al lugar solo para encontrar consuelo en su vida.

Camila se giró para mirar a su novia y al instante agarró la cara de la niña de ojos verdes en sus manos, inclinándose para presionar sus labios en un beso que había echado de menos durante mucho tiempo. Ella ignoró el rasguño que tocó sus suaves labios de la herida de Lauren y el apretón que la chica de ojos verdes le dio a la cintura. Ella ignoró lo completamente lo descuidado que era el beso y cómo la boca de Lauren sabía un poco a sangre.

Ignoró la furia ardiente que sentía por la chica durante ese momento para poder besarla.

Siente sus labios vivos contra los suyos, su respiración se mezcla con la suya y su toque calma cada nervio en el cuerpo de Camila.

"Gracias a Dios", murmuró la morena cuando sus labios simplemente se rozaron entre sí en una especie de picotazos perezosos. "Estás aquí."

"Estoy aquí." Lauren se inclinó hacia adelante, presionando brevemente sus labios por segunda vez.

"Y estás lastimada". Camila cerró los ojos mientras frotaba la mejilla que había notado, lucía un ligero moretón.

"Nada que no pueda manejar". La niña de cabello negro besó la frente de su novia, sus mejillas, su nariz, las comisuras de su boca, sus ojos cerrados. "Te he echado mucho de menos".

Don't Touch Me¡Lee esta historia GRATIS!