Te quiero - (Creppypasta)

802 23 4

Esta historia Creppy me la enviado; @AalienWritter ¡muchas gracias! Se te quiere. 

Ocurrió a las afueras de un pequeño pueblo Francés. Mi familia y yo nos dirigiamos a Rumanía para el funeral de mi abuela y, al no disponer de la cantidad monetaria suficiente para ir los cuatro en avión, decidimos viajar en coche. Hacía unas dos horas habíamos pasado la frontera que divide España de Francia y decidimos parar a descansar puesto que estábamos cansados.


Nos detuvimos en un pequeño "Carrefour" que funcionaba como gasolinera. Mi padre fue al baño mientras que mi madre y mi hermana se preparaban para dormir. Después de unos momentos, mi padre llegó y se recostó en su asiento, no tardó en dormirse.
Los tres dormían profundamente mientras que yo, por mi parte, me limitaba a leer pequeños relatos en wattpad mientras veía a escasas personas pasar. En un intento desesperado por conectarme a una red WIFI, traté de activar la del pequeño supermercado. No funcionó.
Una hora después, ya aburrida, decidí dormir yo también, me tapé con mi chaqueta y me recoste en mi sitio, de espaldas a la ventana, inclinada levemente hacia el asiento contrario. Cerré los ojos, pero algo que no era los ronquidos de mi padre me impedía dormir. Empecé a dar vueltas en el sitio. Comencé a sentirme observada, como todas las noches desde hacía meses, pero esta vez, la sensación era aún más fuerte.
Oía el viento soplar y me sobresalte al escuchar un ruido proveniente del otro lado de la puerta cerrada del coche. <<Será otro camionero.>> pensé, ya que aquel sitio era la zona de descanso de muchos conductores, no contradije mi teoría. Traté de volver a dormir pero la sensación de estar siento observada se incrementó aún más, en un intento desesperado por encontrar algo de paz, decidí mirar por la ventanilla, al paisaje que nos rodeaba y al negro cielo estrellado. Grave error. Eran las 4:15 AM y nunca olvidaré lo que ocurrió después. En frente de mi ventanilla, a un lado del coche, había una mujer, no, una criatura, su piel era morena y tenia un pelo negro que le colgaba hasta los hombros. Parecía que no había comido en toda su vida puesto que no había rastro de carne en su cuerpo, no recuerdo si llevaba ropa, pero recuerdo su cara chupada y sus ojos redondos, de un color oscuro, posados en mi, al ver que noté su presencia, sonrío y formuló dos palabras antes de desaparecer de mi campo de vista: "Te quiero".
Esto pasó hace dos días. No le he dicho nada a nadie puesto que es muy probable que no me crean. Incluso ahora, tratando de dormir mientras no estamos parados, tengo la sensación de que me está observando, con sus grandes ojos, mientras está sujeta con sus huesudas manos al capó del coche.
Creo, que escuché un ruido. Acto seguido, siento una respiración en mi nuca y lo vuelvo a escuchar, ahora lentamente: " Te quiero".

Historias - Creepypastas¡Lee esta historia GRATIS!