Capítulo 6: Madrugada Con Pizza.

438 79 6

La canción de Somebody to love de Queen rebotaba en las paredes de su habitación a todo volumen mientras estaba acostado en su cama con la vista fija en el techo sin ninguna expresión en especial. Los gritos y golpes en su puerta no habían parado, pero tampoco los escuchaba claramente, así que no pensaba salir de su cuarto a menos de que fuera estrictamente necesario.

La situacion era así, su madre llegó y empezó a gritar cosas sin sentido para finalmente, botar a Carter a la calle, lo que llevo a un regaño para él por dejarlo entrar, en especial con sus hermanos ahí y lo que era un regaño, se convirtió en una discusión al tratar de defender a Carter.

Y ahora estaba en su cuarto con la mejor canción de amor de todo el mundo a todo volumen y con los gritos de sus padres del otro lado de la puerta. Lo normal.

Alrededor de las doce de la noche los golpes y voces pararon para dar lugar a un plato con una rebanada de pizza pasando por debajo de su puerta. Ignoró esa acción y continuó con su trabajo de mirar al techo, o al menos eso hubiera hecho de no ser por el sonido de su teléfono recibiendo un mensaje de WhatsApp.

Pedófilo 🌚
Hey, ¿está todo bien? Parece que Queen partirá las paredes de tu habitación.

Era Raymond, él vivía en el departamento de abajo y lo de Pedófilo, bueno, eso se explicará después.


Nah, nada fuera de lo normal, solo una pequeña discusión con mi mamá.

Pedófilo 🌚
¿Seguro? Porque eso no es raro, pero siempre que pasa pones a The Cab, no a Queen.


Seguro y no sé, hoy quería cambiar un poco el ritmo.

Pedófilo 🌚
Ok
¿Quieres salir? Has estado bajo mucha presión, tal vez salir un rato te calme.

Lo pensó un poco antes de contestar. Lo que decía Raymond era cierto, pero sabía que su madre se daría cuenta si salía y no quería que se enterará de lo que hacía por las noches.


Paso, esperaré hasta el viernes en la noche para salir. Tú si quieres ve con los demás.

Pedófilo 🌚
Tú te lo pierdes.

Hasta ahí quedó su conversación. Unos minutos después decidió comer el trozo de pizza mientras continuaba escuchando el disco de Queen.

Ni él entendía por qué había defendido a Carter, fue como algo automático en su cabeza, tal vez su instinto.

Hace apenas dos semanas que sabía que era un Omega y nada parecía haber cambiado en su rutina. Sabía controlar su propio aroma y no ha tenido otro celo, pero dudaba enormemente que los siguientes fueran tan fuertes como el primero. Los pretendientes no habían parado, pero al menos sabían mantener su distancia.

Cuando acabó de comer fue hacia su ventana que daba hacia las escaleras de incendio y salió para sentarse en el marco de la ventana. No se movió para nada. Nunca le había gustado pelear con su familia, pero él defendía lo que creía y creía en que Carter no era una mala persona en realidad.

La noche era cálida. Se sujeto el cabello en una coleta baja para sentir la pequeña brisa que rozaba su piel. Recuerda que en más de una ocasión su padre le reprochó que lo hacía ver ridículo para después recomendarle que lo cortará. Esta más que claro que él nunca obedecería algo así. No le gustaba recibir órdenes, menos si se trataban de que cambiará algo de su persona. Tenía más que claro quién era, no se dejaría manipular por cualquiera.

Un Amor Que No Quiere Ser¡Lee esta historia GRATIS!