102

3.4K 328 126

Este one shot es una continuación del anterior, por lo que recomiendo que lean el 100 y el 101 antes para entender un poco lo que va a pasar en este.

Advertencia: contiene smut ahre

La ojiverde estaba bastante cansada últimamente, la vida en Nueva Orleans era bastante agitada

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

La ojiverde estaba bastante cansada últimamente, la vida en Nueva Orleans era bastante agitada. 

Ella consideraba que lo sobrenatural que ocurría en Beacon Hills era sorprendente pero Nueva Orleans le pasaba el trapo sin dudarlo.

Aún recordaba cuando Kol le había revelado la existencia de los vampiros...

— Cam... tú ya sabes sobre el mundo sobrenatural incluso formas parte de él. —Kol lucía bastante nervioso.

— No estaría entendiendo a dónde queres llegar Koliflor —habló ella divertida provocando que él rodara los ojos por el apodo.

— Si haces silencio voy a poder seguir, entonces existen las brujas, los licántropos y varias cosas más... y también existen los vampiros.

— ¿Me estás diciendo que Drácula existe? —cuestionó ella emocionada.

Kol colocó sus ojos en blanco preguntandose como era que se habia enamorado de la ojiverde— No Cam, Drácula no existe —una expresión de desilusión invadió el rostro de la muchacha provocando que el castaño riera.— No quiero que te asustes... —Kol cerró sus ojos y segundos después las venas debajo de estos se marcaron y sus colmillos crecieron.

Camille lo observó con sorpresa.— ¡La puta madre tengo mi propio Edward Cullen! —exclamó con emoción provocando que Kol la observara confundido.

— ¿No me tienes miedo? —cuestionó nervioso.

— Kol a pesar de los colmillos seguís siendo vos, no me importa tu aspecto —Camille acarició su mejilla con suavidad y se relajó desapareciendo las venas.— Además yo también tengo colmillos... y pelo en todo mi rostro— agregó frunciendo el ceño y provocando que el vampiro sonriera.

— Ahora... ¿Quien es ese Edward Cullen?

Ella se sobresaltó al sentir unos brazos en su cintura pero al captar el aroma de Kol se relajó de inmediato.

— ¿En qué pensabas? —cuestionó él amablemente, rozando el cuello de la muchacha con su nariz y acariciando su cintura. Camille sintió escalofríos ante este acto.

One Shots | Teen Wolf¡Lee esta historia GRATIS!