59.

2.4K 139 19

Niall.

Debía ser imposible el no notar la decepción en su mirada pero de alguna manera pude con ello. Eran tan solo las 10 de la mañana y también era la primera vez que despertábamos juntos en un mes. Había llegado a casa anoche después de terminar con mi primer tour como solista.

—No sabía que ya tendrías planes.— Ella mencionó con un tono de voz calmado.

—Solo será por un par de horas, solo iré a jugar golf un rato con Deo y Willie, nena. Estaré de regreso en casa para cenar antes de irme al club con los chicos.— Mencioné sonriéndole un poco mientras me separaba de ella con el fin de salir de la cama.

Debí de haber notado el suspiro que dejó salir, mientras bajaba la mirada y apretaba sus labios, también debí notar la manera en la que sus ojos se aguaron de inmediato, pero no lo hice, estaba demasiado concentrado en salir de casa y reunirme con mis primos y amigos.

Caminé alrededor de la habitación que compartía con ________, aún desnudo debido al buen momento que habíamos tenido anoche. Me adentré en mi closet y tomé ropa limpia para después entrar al baño de la habitación. Usualmente ella habría venido detrás de mi en cuanto escuchara el agua de la ducha abierta y presionaría su cuerpo cálido con el mío pero no lo hizo, se quedó en la cama y esa fue otra señal para saber que estaba de cierta manera molesta.

Una vez que terminé con la ducha, le sonreí y me acerque a la cama, en dónde ella seguía, sus ojos seguían adormilados y las sábanas apenas alcanzaban a cubrir su cuerpo desnudo.

—Eres hermosa, ¿lo sabías?— Mencioné retirando un mechón de pelo de su frente. Ella sonrió un poco cuando mi mano acunó su mejilla. Su mano subió y se posicionó sobre la mía cuando me acerqué a su rostro y junte nuestros labios.

Debí de haber notado el toque de tristeza en sus ojos mientras miraba cómo me alistaba, preparándome para pasar el día con mis chicos, pero no lo hice, no noté nada.

•••

El clima lluvioso de Londres había interrumpido nuestro día de golf. Decidí regresar a casa, con la idea de otra ronda entre las sábanas en mi mente.

Me detuve de inmediato antes de abrir la puerta principal de mi casa al escuchar voces, no sabía que tendría compañía.

"—Es solo que no sé qué hacer. No quiero causar una discusión por decir que ya no puedo seguir sintiéndome así."

Mi ceño se frunció, esa era la voz de ________. ¿Pero de qué estaba hablando? ¿Qué causaría una discusión? ¿Sintiéndose cómo?

Otra voz detuvo mis pensamientos y rápidamente la reconocí, era Ana, su mejor amiga.

"—Necesitas decir algo, ________. Sé que no lo hace a propósito pero necesita saber cómo te está haciendo sentir."

Di un paso más, acercándome más a la puerta pero siendo cuidadoso de que no descubrieran que estaba ahí, pero necesitaba escuchar más claramente. Una voz en mi cabeza me estaba diciendo que no debería escuchar las conversaciones privadas de mi novia pero esto de alguna manera me involucraba y aparentemente si no lo hacía de esta manera, no sabría nunca de qué se trataba.

"—Sabes lo mucho que amo a Niall, nunca me había sentido así por alguien pero también siento que estoy esperando toda mi vida para que él esté cerca. Y sí, sabía a lo que me estaba metiendo cuando comencé a salir con él; con todo lo del tour, sus viajes de país a país, el tiempo en el estudio y todo pero nunca me imaginé que también tendría que esperar por él cuando tiene tiempo libre. Ni siquiera tiene 24 horas en casa y ya no está aquí. Tiene un millón de amigos y también un millón de proyectos que hacer y yo solo siento que quedo al final de todo."

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!