Capitulo 11: Falsa pasión

1.3K 68 18
                                    

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓥𝓪𝓵𝓴𝔂𝓸𝓷 

Sentí un dolor indescriptible en la cabeza.

Mi cuerpo estaba totalmente gélido, casi congelado, como si mi temperatura hubiese bajado a bajo cero. Además, sentía la horrible sensación de no notar mis extremidades mientras mis labios se cuarteaban de lo que secos que se encontraban.

¿Donde estoy?

Abrí los ojos con dificultad y me encontré en la enfermería. Tenía incrustado en mi dura piel pequeños tubos que bombeaban liquido.

¿Valkyon, estas despierto? sonó una voz femenina al otro extremo de la estancia—.¿Que tal te encuentras?

Era Eweleïn, quien se acercó rápidamente a atenderme.
Desorientado, mire a ambos lados encontrándome a mucha gente tumbada en las camillas, entre ellos Nevra.

¿Por qué todo el mundo está aquí?

Miiko apareció ante mi. No me había fijado en su presencia debido a lo débil que me sentía. Se sentó al lado de mi camilla, con rostro preocupado.

Buenos días. sonrío forzosamente—. ¿No te acuerdas de nada a partir de ayer por la noche?

Negué con la cabeza y seguí buscando a la persona que quería encontrar entre tanta gente;

— ¿Y Erika?

Oh, Valkyon... —suspiro la kitsune—. No creo que puedas acercarte a ella por ahora, es una situación difícil.

La observe sin entender nada de lo que estaba hablando. Comencé a angustiarme.

Bien, pues...

¿Que la ha pasado? interrumpí, nervioso—. ¿Donde está?

Está bien, no tienes de que preocuparte. respondió sin darle importancia a mi interrupción—. Desgraciadamente, el desayuno de ayer, fue infectado con una poción prohibida de pasión, la cuál ha echo enloquecer a medio cuartel.

Mierda, entonces lo probé. ¿Que me ocurrió? ¿Que le ha ocurrido a Nevra?

Nevra se encontró con...

Sello sus labios al instante y pensó sus palabras:

— Sus instintos se intensificaron y mordió a alguien, pero lo detuvimos a tiempo. Y tú... bien, besaste a Ykhar delante de Erika.

Sentí como el alma se me hundía en el suelo. Mis ojos junto a mi boca se abrieron como platos. No podía creerlo.

Empece a negar con la cabeza mientras repetía una y otra vez la mismas palabras con los labios temblorosos.

No puede ser, no puede ser, no puede ser...

Me encogí y pase mis manos por el cabello, nervioso. Miiko apoyo una mano en mi hombro como modo de consolación, acariciándolo brevemente.

Aún no sabe que el Cuartel fue infectado, ha estado encerrada durante mucho tiempo en su cuarto. —continuo—. Hablare con ella.

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora