Capítulo 13: "Los primeros frutos"

28 8 1

Estaban nerviosos, más que nerviosos, estaban aterrados. La nueva tierra que pisarían hacía que sus sentidos estallaran y produjeran espasmo de angustia. Vaya que estaban pasando por un mal rato, pero quizás la primera misión en mucho tiempo no sería tan mala, al menos eso pensaban para darse ánimos el uno con el otro.

Bien, tenemos que hacerlo correctamente. No puede ser tan difícil el hecho de plantar una semilla nada más le dijo el joven pelirrojo a la castaña, y ella asintió aun a pesar de su angustia. Pero era evidente que Talía tiritaba, y no iba a calmarse tan fácilmente, lo cual era algo que hacía que Yamil se pusiera aún más ansioso. Por favor, ya deja de temblar, contrólate, sino me lo contagiaras advirtió, aunque quizás sus palabras serían en vano.

Ah, lo siento se disculpó agachando un poco la cabeza, luego de eso, entraron a la plataforma para ir a su siguiente destino.

Irán a África, a la cascada que se encuentra entre Zambia y Zimbabue Alan les informó antes de que partieran.

Bien, gracias por la información, aunque no conozco ese lugar respondió un poco desorientado el de ojos dorados.

Yo sí lo conozco. Era un bello lugar; alguna vez viajé para allá con mis padres le anunció, y aunque no lo pareciera, ella era una de esas chicas que tenían esas posibilidades de realizar grandes excursiones a otros continentes junto a sus familiares.

Bien, mejor vamos antes de que suceda algo más, ya que deseo volver con mi hermana a mi anterior vida cuanto antes le hizo saber, y luego el transportador los llevó al lugar planificado.

El despertar de ambos no fue nada agradable, ya que el caos empezó a desbordar sus corneas, tal y como pasó con el primer grupo de compañeros, ellos se encontraban ante otra escena grotesca, sólo que en ésta desbordaba una gran cantidad de esa masa amorfa, y la misma estaba cayendo por los bordes de la catarata que estaba frente a ellos, incluso, sus aguas habían cambiado de un tono cristalino a un color venenoso, lo que hacía evidente que no se podría beber de esas aguas.

¡No puedo creer cómo todo ha cambiado! ¡Y pensar que un año atrás era diferente! exclamó Talía al ver el arruinado ambiente, pero Yamil la interrumpió posando su mano sobre su hombro para que girara a la dirección que iba a señalar.

¡Mira eso! le indicó con su dedo, y en seguida ella soltó un terrible chillido que contenía una gran carga de terror.

No muy lejos de ellos se encontraban toneladas de animales afectados, al parecer la fauna había sido liquidada por la guerra biológica, y aunque ya no poseían su piel ni sus órganos la emisión de los gases generaba una especie de ilusión que desbarataba los sentidos humanos. Tanto así era, que dé a momentos parecía como si recientemente los hubieran matado, lo cual daba la sensación de que estaban haciendo una especie de viaje en el tiempo, pero con la diferencia de que estaban atrapados como en dos dimensiones alternas.

Esto es lo más bizarro que he visto en toda mi vida en lugar de estar asustado, Yamil estaba impresionado, aunque no era exactamente el caso de la muchacha.

¡No digas eso! ¡No es bonito!

No estoy diciendo que sea lindo, sino que es un poco raro.

¿A eso le llamas "poco raro"? respondió alterada elevando un poco las manos sobre su cabeza.

Tranquila, tranquila, no es como si no lo supiera. De cualquier forma no tenemos de otra que pasar por acá.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!