Capítulo 5: Conociendo A Los Suegros.

503 86 13

El ambiente por demás era tenso. Carter había convencido a Andy de quedarse para ayudarle con los estudios con la advertencia por parte del castaño de que si intentaba algo, él mismo lo lanzaría a la calle desde la ventana y estaban en un quinto piso. Carter trago duro por eso.

Pero lo que el rubio definitivamente no se esperaba era que el maldito de Moore fuera todo un experto en matemáticas y ciencias, incluso mejor que él, lo cual no era nada bueno para su inflado ego.

— ¿¡Como coño puedes ser tan bueno!? ¡Si ni siquiera estudias! —se quejaba Carter con tono infantil.

—Tengo memoria fotográfica, todo lo que alguna vez haya visto se queda grabado en mi mente.

— ¿Y como es que tienes malas calificaciones?

—Falto a los exámenes. —respondió con simpleza mientras comía una manzana.

—Disculpate con todos los simples humanos que tenemos que estudiar. —dijo dramáticamente y Andy como respuesta solo sonrió un poco queriendo reír pero arrepintiendose al instante.

Después de que a Carter se le bajara el drama continuaron con las demás asignaturas de manera natural y sin interrupciones por parte de sus hermanos que estaban jugando en la sala.

Aunque llegados a un punto en el que seguían leyendo, Carter soltó un quejido y casi de manera mecánica Andy preguntó:

— ¿Estás bien?

—Sí. —otro quejido—Es solo que... Necesito lentes así que me duele forzar la vista, espera un momento.

Trató de ignorar el hecho de que se había preocupado por otro ser humano y continuo leyendo el libro de historia universal de Carter, pero se obligó a voltear una vez más al notar que el rubio ya parecía estar mejor.

—Ah, así está mejor. Bueno, ¿En qué nos quedamos? ¿Andy?

No respondió, pues estaba embobado por como se veía Carter con lentes, de algún modo lo hacía ver atractivo, al menos para él. Sin ser consciente del todo aún, murmuró:

Eres guapo... —no se dió cuenta de lo que dijo hasta que sintió la respiración del otro frente a su cara.

— ¿Ah sí? —preguntó a modo de broma.

No contestó, solo se mantuvo firme ante su posición sin cambiar la expresión de su cara. Carter le sonrió con sinceridad y este volvió a concentrarse en remarcar temas para que estudiara pero Andy sentía la necesidad de acariciar su rostro y hubiera hecho de no ser porque de pronto la paz en el ambiente fue arruinada por la llegada de alguien al departamento.

— ¡Angélica, Andy, Alexánder! ¡Ya llegué!

Al escuchar la voz masculina junto con las risas infantiles que venían desde la sala, ambos dieron un brinco en su lugar y Andy se apresuró en alejar su mano de Carter.

— ¡Andy, ya-! ¿Quien es él? —preguntó su padre que iba entrando a la cocina.

—Es un compañero, vino a ayudarme a estudiar.

—Buenas tardes. —saludó Carter un tanto nervioso.

Si bien, el hombre parecía ser un Beta, pues su aroma era muy leve, pero le intimidaba de una manera que parecía que fuese un Alfa.

—Si están estudiando ¿Entonces porqué tienes el libro al revés?

Andy se dió cuenta de su error y volteó el libro con una sonrisa nerviosa.

— ¿Acaso intentas algo con mi hijo, Alfa? —su tono de voz se escuchó amenazante pero cuando ya pensaba en huir, el hombre rio sonoramente— ¡Es broma, muchacho! Me llamo Chuck, espero que Andy no te dé molestias, a veces puede ser muy terco.

Un Amor Que No Quiere Ser¡Lee esta historia GRATIS!