CAPITULO XIII

461 82 11

POV WOOHYUN

Mire a SungKyu como se movía de un lado a otro, el había decidido en hacer el desayuno y quería que me complaciera, sus mejillas rojas en su rostro era algo que jamás me cansaría de mirar, sobre todo al saber que yo era el causante de aquello.

Sonriendo al recordar aquella noche donde por fin le había confesado lo que sentía por él, siendo correspondido, mire a SungKyu sonreír, me acerque a él para envolverlo en un abrazo, mis manos en si cintura, mi cabeza recargada en su hombro, preguntándome ¿Qué éramos? Éramos novios, pero todo era falso, necesitaba preguntarle si quería empezar algo conmigo, pero lo primero era salir.

— Hyung — me miro sobre su hombro, a la espera que siguiera hablando — ¿te gustaría tener una cita? —

Sentí su cuerpo tensarse, hice que apagara la estufa y girarlo para mirarle de enfrente sus ojos brillantes y esas mejillas que no dude en besarlas.

— ¿no quieres? — pregunte con un puchero, para mirarle negar y agachar su rostro —

— Yo... si quiero tener una cita contigo Hyunnie —

Sonreí al escuchar su respuesta, levante su rostro para atrapar aquellos labios, siendo interrumpidos por la puerta, susurrándole que de seguro era Arin, frunciendo el ceño cuando mire aquel idiota con aquella sonrisa.

— ¿Esta SungKyu? — pregunto MinHo mientras miraba por encima de mí —

— No — dije mientras trataba de cerrar la puerta—

— Hyunnie —

Fruncí el ceño al mirar a mi Hyung atrás de mí, MinHo abriendo toda la puerta y ver a mi Hyung con una sonrisa.

— ¿MinHo? ¿Qué haces tú aquí? — pregunto mi Hyung, algo confundido —

— Vine a visitarte e invitarte a salir — comento con su tonta sonrisa y ver como tomaba la mano de mi Hyung —

— Yo... lo siento, pero saldré con Hyunnie — comento mientras se soltaba de su agarre—

— Y yo soy Hyunnie, su NOVIO — comente mientras pasaba mi brazo a su cintura —

Mire a mi Hyung mirarme sonrojado, sabía que aún no se lo pedía, pero me encargaría de hacerlo hoy mismo, no iba a permitir que el idiota de MinHo quiera quitarme a mi Hyung. Mire a mi Hyung despedirse de MinHo, fruncí el ceño para cerrar la puerta y tratar de calmarme, no quería molestarme con mi Hyung, él no tenía la culpa de ser tan adorable y quisieran con él.

— Hyunnie ¿Estas molesto? — pregunto con cierto tono triste, gire para mirarle y abrazarle —

— No, solo un poco celoso — dije con cierto puchero en mis labios que fue aplastado por él—

— No deberías, si al que quiero es a ti —

Sonreí por aquello que no dude en abrazarle y atrapar aquellos labios que desde hoy me encargaría de que solo a mí me pertenecía, le indique a mi Hyung que se fuera arreglar mientras me encargaba de mi pequeño, pidiéndole a la madre de mi Hyung si podía encargarse de ella mientras llevaba a mi Hyung a una cita.

"Espero que ahora si hagas las cosas bien WooHyun, amo a mi hijo y no quiero verlo llorar ¿entendiste? "

Aquello me había dejado confundido, ¿a que se refería la señora Kim con todo eso? Acaso, ¿ella sabía sobre nuestro acuerdo? Me quede un momento pensando en esa posibilidad, cuando recordé aquel trabajo, iba a tener que hablar con DongWoo y regresarle aquel teléfono, si quería tener algo serio con mi Hyung, lo primero era dejar el trabajo.

Escuche un carraspeo para levantarme y mirar a mi Hyung, aquel pantalón blanco que quedaba perfectamente ajustado y delineaba sus largas piernas, aquella camisa negra pegada a su cuerpo con el cuello en forma de V, y aquella chamarra blanca que combinaban con el pantalón.

— Yo... — me acerque a él para tomarlo de la cintura —

— Creo que tendré que dejar bien claro que ya tienes dueño, te ves hermoso —

Sus mejillas sonrojadas no se hicieron esperar y cubrir el rojo en su rostro, le indique que ya era hora, la hermana de mi Hyung había gritado por el teléfono que la feria sería un buen lugar para salir, y lo sabía, sería perfecto para pedirle a mi Hyung que fuera mi novio.

La tarde paso, entre cada puesto que parábamos a comer y jugar un poco, ganando uno que otro peluche para mi pequeña, ver a SungKyu sonreír era lo que provocaba que sonriera, jamás me había divertido tanto, paramos en un pequeño puesto de comida a cenar, mirando aquel peluche grande de oso que SungKyu había ganado para Arin y yo aquel peluche de cachorro que le había ganado para mi lindo Hyung.

— Le pondré Namu — susurro de repente, le mire con una ceja enarcada —

— ¿Namu? — pregunte mientras me acercaba a él —

— Si, Arin dice que pareces un cachorrito y debo decir que si, pareces uno — comento sonriente y mostrarme aquel peluche —

— Bueno, mientras no me estorbe para abrazarte — susurre mientras pasaba mis manos a su cintura y lo atraía a mí — sabes Hyung, yo quiero decirte algo —

— ¿si? — mire sus hermosos ojos pequeños que brillaban —

— Yo... — me interrumpieron —

— ¿Woonnie? — preguntaron con voz chillante —

Cuando por fin iba animarme a decirle que fuera mi novio y que todo iba a ir bien, llega alguien que arruinara aquel pequeño momento y siento que en un futuro arruinara mi felicidad a lado de ese lindo Hyung, pero haría lo que sea para que nadie se metiera entre nosotros.

Nadie...    

Hombre de compañía¡Lee esta historia GRATIS!