CAPITULO XII

494 89 24

POV SUNGGYU

Aun no podía creer lo que estaba pasando, ¿en verdad él me quería? Levante mi cara para observar cada movimiento, sus ojos puesto en mi miembro, no era necesario hacerlo y se lo había dicho, pero solo me miro y sonrió de alado, su rostro acercándolo despacio y dejar salir un jadeo al sentir la punta de su lengua en mi pene, mi cabeza haciéndose atrás por el pequeño placer que había sentido.

Me aferre la sabana, cuando le mire tragarse por completo y succionarlo, sacándome un gruñido de placer, sus ojos puesto en los míos, mordí mi labio al mirar como mi miembro se introducía a su boca, aquella húmeda lengua jugando con mi miembro.

WooHyun hecho esto antes, deje salir un gemido al sentir que pronto me vendría y debía detenerlo.

— ­ ¡Ah... Hyunnie! Casi termino — susurre mientras acariciaba su cabello, mirando como seguía aumentando el ritmo —

Ignorándome por completo para soltar el gruñido y venirme por completo en su boca, le mire avergonzado para ver como soltaba mi miembro y se incorporaba, viendo como se lo tragaba y se acercaba más a mí.

— Dulce como tú — susurro entre mis labios —

Sintiéndome más avergonzado por aquello, mire de nuevo como se acomodaba y sentir como su miembro se flotaba contra mi entrada. Solté sus labios para estirarme y sacar aquel lubricante que ShinHye me había regalado como broma al decirme que tal vez me gustaban los chicos.

Y no era cualquier chico, era sexy, guapo y un buen padre, sonreí de alado al ver lo dedicado que era WooHyun con su hija y lo buen padre que era al pesar de todo los problemas que había tenido. Mire a WooHyun destapar el bote y untarse un poco en sus dedos, trague saliva al darme cuenta lo que estaba por suceder.

Sería la primera vez que hacia estoy y confiaba en WooHyun. Sabía que él no me lastimaría.

— ¿Listo? — pregunto con su hermosa sonrisa —

— Si — Susurre con miedo —

— Solo relájate —

Susurro encima de mis labios, asentí nervioso, sus labios se unieron con los míos en un beso tranquilo, sus dedos tentando mi entrada, gruñí en el beso cuando su primer digito entraba en mí, mis manos enredándose en su cuello, para concentrarme en aquel beso que me distraía de lo que me estaba haciendo.

Notando un segundo, algo incómodo, saco y metido sucesivamente hasta que mi entrada los recibiera sin ningún problema, mordí su labio al sentir el tercero y sacar otro gruñido por el dolor que había sentido, me aferre de nuevo a sus labios cuando había susurrado que me relajara y lo intentaba, sintiéndome vacío cuando dijo que era suficiente.

Le mire tomar un poco más de lubricante e untárselo en su miembro, le mire tomarlo y alinearlo contra mi entrada, sentí la punta pegar con mi entrada.

— Si duele, me detendré ¿de acuerdo?—

Asentí mientras me aferraba a su brazos, sus labios apoderándose de los míos, clavando mis uñas cuando la punta de su miembro hizo entrada a mi ano, abriendo mis paredes mientras avanzaba, sintiendo doloroso, mis ojos cerrados con fuerza y retener aquel llanto que quería salir, abrí mis ojos al ver como él se detenía.

— ¿Duele? — pregunto mientras besaba todo mi rostro—

— Si — dije soltando un sollozo— mientras mis mejillas se empapaban con mis lágrimas—

— Tranquilo, pasara pronto — beso mis labios — lo estás haciendo bien Hyung—

Le mire sonreír, aquella sonrisa me hizo que asintiera y lo besara de nuevo, sintiendo como de nuevo seguía su camino, hasta estar dentro de mí por completo, sus manos comenzaron acariciar todo mi cuerpo, para relajarme.

Mis caderas se movieron, sentí como sacaba de nuevo su miembro de mi entrada y volvía entrar de una, provocando que soltara un jadeo de placer al sentir aquello, dejo mis labios para bajar por mi cuello, succionando porciones de piel, sus envestidas fueron lentas y poco a poco aumento las envestidas, sus manos tomaron mi cadera para aumentar el ritmo, mis manos aferrándose a los barrotes de la cama, que comenzaba a pegar a la pared.

Esperando no tener problemas con los vecinos, pero eso era algo que no me preocupaba en esos momentos, deje salir un gemido, mi espalda arqueada al dar aquel lugar, sintiéndome confundido por lo que había sentido, mis ojos brillantes por el placer que estaba sintiendo. Sus ojos cafés que amaba cerrándose al dar en aquel sitio, provocaba que mi entrada se contraía y apretara su miembro.

Dejando salir un jadeo para dar en aquella zona, su piel cubierta por aquella capa fina de sudor, lleve mis manos hasta su pecho para acariciarlo, era fantástico, aun no podía creer que él me quisiera y estuviera con un hombre, sentí su mano en mi miembro para masturbarlo al mismo tiempo que él entraba en mí.

Pronto me vendría y él lo sabía, deje salir un fuerte gemido con su nombre y venirme en su mano, mi cuerpo relajado, mi entrada apretando su pene para sentir como se venía en mi interior, dejándome ver como cerraba sus ojos y gemía, las envestidas más lentas se hicieron. Hasta que termino encima de mi cuerpo.

Su sonrisa enamorándome y dándome entender que le había gustado, atrapo mis labios con ternura y salió de mí, me atrajo a su cuerpo para taparnos y abrazarme con fuerza.

— Te amo Hyung — susurro mientras me abrazaba con fuerza, sonreí para aferrarme a su cintura—

— También te amo Hyunnie —

Susurre antes de quedarnos completamente dormido, esperando que mañana no fuera solo un sueño.

~*~

Sentí pequeños roces en mi espalda, trate de ignorarlos, quería seguir durmiendo. Cuando aquellos roces fueron más abajo, llegando a una zona que aun sentía sensible, jade al sentir como acariciaba mi entrada.

— Al parecer aun esta sensible — susurro cerca de mi oído—

— Es tu forma de despertarme — susurre entre jadeos al sentir que metía su dedo—

— Algo, pero que te parece hacerlo en su tina, mire que es grande —

Reí por aquello, para girarme y aferrarme aquellos labios que tanto me gustaba, me separe de él para mirarle con mis ojos brillantes

— No fue un sueño — susurre para mirarle sonreír y besarme de nuevo—

— No lo es, y me encargare de demostrarte cuanto te amo — unió su frente a la mía y me cargo en sus brazos — ahora vamos a darnos ese baño, que cuando llegue mi hija no podré tocarte —

Me sonroje por aquello para aferrarme a su cuello, y ser cargado hasta la bañera, sonriendo al dejarme ya en el agua, le mire con una ceja enarcada al mirar que todo estaba listo.

— Bueno, son uno de los jugares donde quiero hacerte mío —

Sonreí por aquello sin evitar de sonrojarme, esperando que todos los días con WooHyun nunca terminara.

Hombre de compañía¡Lee esta historia GRATIS!