3

1K 89 11

Narra Rubén:
Había acabado la larga y horrible hora de clase, aunque por un tiempo quería mantenerme en clase sin salir de ella ya que recordaba las amenazas que seguramente me había mandado Mangel después de aquel puñetazo.
Salí despacio del aula y me aproxime lo más rápido posible a mi taquilla recogiendo mis objetos, arreglaba mi vestido rosado y se subía al movimiento de mis caderas

- Rápido, rápido...- me dije a mí mismo mientras recogía mis pertenencias.
Acabé de obtenerlas todas y cerré mi taquilla tan bruscamente que me asusté y solté los libros que tenía a mi pecho, me agache a recogerlos y en ese momento sentí una mano sobre la mía.
Alcé mi mirada lentamente sobre el chico...

Era alex

- Que puto susto alex

- ¿Por qué? ¿Acaso alguien te está acosando de nuevo?

- Pues sí, el gilipollas de tu ex, antes le dí un puñetazo por besarme y ahora quiere matarme seguramente

- Pues seguramente sí - escuché una voz detrás mía, temblé y me torné de tono pálido, me levanté y me giré con miedo Mangel

Mangel

- Dejalo en paz, eres muy pesado Miguel - dijo alex con ceño fruncido y un acto de enfado

- No te metas en donde no te llaman puta desgraciada, no sé ni como pude salir contigo

- Pues eso no es lo que me decías cuando no quería más de ti

- Que te jodan perra

Alex ha sido empujado por Miguel, sentí como eso se me iba de las manos y me puse en medio de la discusión.

- Dejala en paz

- Oh, la princesa protege a su amiga, que agradable sorpresa - cogió de mi cintura y me apegó a la pared blanca del instituto, obteniendo las miradas de todo aquel que paseaba por ese pasillo

- Sois tan débiles a mi lado que os podría estar jodiendo ahora mismo pero no lo voy a hacer, no quiero que una puta desgraciada destruya a mi querida princesa - Acarició mi mejilla rosada y se acercó más a mi rostro - Estás tan dulce, me dan ganas de comerte la boca ahora mismo al lado de todo el edificio

- Dejame de una puta vez - le dí un pequeño empujón inválido, siguió "alagandome" con sus pedófilas palabras

- Princesita, eres muy bonita para que digas esos horribles insultos, creo que esa boca necesita una limpieza y este culo - Dijo mientras bajaba su mano rápidamente a mis glúteos y los apretaba provocándome un pequeño dolor, apegó mi cintura contra su miembro y habló a pocos centímetros de mi boca - también

Agarré su traviesa mano y la quité de mi cuerpo, lo empujé con más fuerza y le dí un puñetazo en la cara creandole un gemido doloroso y un desvío de rostro.
Me miró una vez más con sangre en su boca, la tocó con su dedo y la miró...

La he cagado

Cogió mis muñecas apretandolas fuertemente y me dió un golpe frontal, caí desvanecido en el frío suelo, mareado intenté recrear mi compostura y obtuve otro golpe más que me dejó completamente inconsciente, seguramente con heridas y descuidado.
Caí levemente, mis ojos cerrandose pudieron ver como Mangel se alejaba tranquilamente y como alex intentaba despertarme en un acto neutro. Mis ojos se cerraron completamente. Había caído.

Fuí un completo gilipollas

[ ]
Tercer capítulo, por fín, tenía muchas ganas de escribir en esta historia, creo que se convertiría en una de mis favoritas. BUENO que ya me voy a descansar, que estoy rendida por la tarea y cosas, nos vemos pronto, Chao ♡
Comenten y voten ahre las quiero



❝addict❞¡Lee esta historia GRATIS!