Título completo: No te creo; dedicado a wuandiwuandi.

POV Daniel

Desde mi sitio en la pista, aún bailando y supuestamente con mi atención puesta en Kate, pude verla salir del baño con Kellan. Fruncí el ceño al imaginarme qué habían hecho. Eso me molestó, sin saber por qué, pero era el mismo sentimiento que tenía cuando la veía con Bryan.

Todo eso desapareció de mi mente cuando vi que cerraba los ojos apoyándose en la pared. No era que no tuviese buen aspecto, que ella siempre lo tenía, pero parecía mala. Me disculpé de Kate con la excusa de que iría a por bebidas y me acerqué a ella colocando mis manos en su cintura sin previo aviso. Abrió sus preciosos ojos de golpe, antes nunca me fijaba en ellos porque usaba gafas pero ahora brillaban en todo su esplendor.

—Daniel —sonrió al reconocerme. Solo con oírla hablar ya sabía que estaba borracha.

—¿Qué has tomado, Vicky? —dije cogiéndola de la cintura hacia mi.

—Uhmm... solo un par de cubatas, tequila y otra cosa rara... —se encogió de hombros—. Mira, ahí viene Kellan.

Vi que traía otros dos vasos en su mano y fruncí el ceño enfadado.

—¿Qué coño traes ahí?

—Oye, Dani, no lo trates tan mal... —me miró Vicky con reproche para después reír sin motivo.

—Pues... vodka... —murmuró mirándome.

—¿No ves que está borracha, imbécil? —cerré los puños.

—Ese no es mi problema —el muy gilipollas se encogió de hombros dándole su copa.

—¿Qué no es tu problema? —lo empujé furioso—. O sea, que te la tiras y punto, ¿no? ¿Se puede caer más bajo?

—Oye, tío, ya... ¿vale? Ella no se opuso... —fue retrocediendo poco a poco.

—¡Pues claro que no se opuso! ¡Está borracha!

Suspiré hondamente volviendo mi atención a Vicky, que estaba bebiendo del vaso que Kellan había traído, se lo quité negando.

—Devuélvemelo —se quejó frunciendo el ceño.

—Estás borracha, Vicky.

—Sí —comenzó a reír de nuevo y se colgó de mi cuello—. Estás muy guapo, Dan —susurró mirándome mientras se mordía el labio. El recorrido de sus ojos se detuvo en mis labios.

Suspiré ante su cercanía, ¿qué estaba haciendo? Salvó la distancia entre nosotros aún con su mirada fija en mis labios y sin poder evitarlo me dejé llevar bajando mis manos hasta su cintura, pegándola a mi, pero fue ella quién juntó nuestros labios sin perder el tiempo. Con fuerza, sin dudar y mordiéndo mi labio para adentrar su lengua en mi boca.

Emití un pequeño sonido de placer, empujándola hacia el baño, lo cual me resultó fácil, debido a que estábamos justo al lado de la puerta. La subí a mi cintura suspirando al notar como metía sus manos bajo mi camiseta e hice lo mismo, pero subiendo su vestido sin abandonar sus labios.

Bajó su boca por mi cuello, haciendo que ladease la cabeza y pillándome por sorpresa me hizo un chupón.

—No me gusta nada Kate —susurró en cuanto terminó—, vamos a dejarle claro a quien deseas tú.

Dejando la marca en mi cuello volvió a besarme, pero esta vez pude distinguir el sabor a alcohol cuando nuestras lenguas se enroscaron y la paré cuando iba a quitarme la camiseta.

—P-Para... —susurré con la respiración ya agitada y apartándome lo más rápido posible.

—¿Qué pasa? —lzó una ceja inocente, volviendo a acortar la distancia entre nuestros cuerpos.

—Estás borracha, Vicky... —no iba a hacer nada con ella en ese estado. No caería tan bajo, y menos con ella.

—Ya lo sé, pesado... —se acercó a volver a besarme, pero la detuve—. Pues sí que has cambiado, te has vuelto aburrido —hizo un mohín sacándome la lengua.

—Nos vamos —suspiré al ver su estado—. Venga, te llevo a casa.

Pareció pensarlo un momento pero finalmente asintió con la cabeza y se agarró a mi brazo. Itenté buscar a Ally entre la multitud, pero no pude localizarla. Como último recurso observé el lugar en busca de Bryan, pero nada. La ayudé a salir y luego a entrar en mi coche. Subió e volumen de la música riendo sola hasta que llegamos a su apartamento.

—Hemos llegado —bajé y abrí su puerta para que hiciese lo mismo. Se apoyó mal torciendo el tazón y se hubiese caído de no ser porque mis reflejos no me fallaron y la sostuve junto a mi—. Te tengo —susurré.

—Gracias —sonrió ella, dando un poco de color a sus mejillas y volviendo su mirada a mis labios. Suspiré negando y carraspeé para que dejase de hacerlo.

Salió de su medio ensoñación y busqué las llaves del edificio en su bolso. Abrí y la ayudé a subir en el ascensor. La sostuve de nuevo junto a mi y me permití observarla con detenimiento. En otras circunstancias, si no estuviese borracha... Negué esta vez parando mis propios pensamientos y en cuanto entramos por su puerta se quitó los tacones con un suspiro de alivio.

La cogí en brazos antes de que le fallasen las piernas de nuevo y la llevé a su habitación, con cuidado la dejé en su cama pero cuando pude darme cuenta ya estaba dormida. Suspiré mirándola y negué. No podía dormirse con el vestido.

Aproveché cuando se dio la vuelta y con cuidado bajé la cremallera de su vestido. Se lo quité lo más despacio que pude y con la mayor delicadeza. Cogí su pijama —formado por una camiseta gigante y unos shorts— de debajo de la almohada pero entonces la miré fijamente. Hasta ahora nunca la había visto así y las vistas habían merecido la pena.

—¿Te gusta lo que ves? —susurró sonriendo, medio adormilada.

—Ya lo creo, preciosa... —sonreí poniéndole el pijama y me ayudó como pudo a pesar de estar ya medio dormida.

Cuando terminé me puse en pie y la arropé sonriendo.

—Quédate conmigo —susurró dando pequeños golpes al espacio a su lado en la cama.

—Yo...

—Por favor, Dan, sé que no vas a hacerlo hoy conmigo, sólo quédate —susurró y no pude resistirme a ella, me saqué la camiseta y los zapatos antes de acostarme a su lado. No sabía cómo amanecería mañana, pero por ahora, solo quería disfrutar de la noche a su lado.

Sería la primera vez que me quedaba en la cama de una chica en estas condiciones sin sexo. Solo para dormir. Ella apoyó su cabeza en mi pecho y me abrazó. Me relajé suspirando y rodeé su cuerpo con mis brazos.

—Te quiero, Dan —susurró antes de cerrar los ojos.

—Y yo, Vicky, y yo... —dejé salir mordiéndome el labio.

—No te creo —pude notar su sonrisa sin verla siquiera, pero no me dio tiempo a protestar, ya que se quedó profundamente dormida en mis brazos.

Aquí os lo traigooooo, ¿qué os parece? Personalmente me encanta este capítulo, jajaja. VOTAD Y COMENTAD MUCHO PLIIIIIS, os amo, muchas gracias por leerme y espero que os haya gustado este capítulo tanto como a mi. Nos vemos en el siguiente, BESOS <3

P.D. ¿Qué pasará cuando se despierten? e.e jajaja

OS DEJO LA FOTO DE VICKY Y DANIEL EN LA CAJITA DE MULTIMEDIA :3

Izquierda o derecha ©¡Lee esta historia GRATIS!