Capitulo 8: Última oportunidad

1K 72 4
                                    

𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓥𝓪𝓵𝓴𝔂𝓸𝓷 

Desperté al amanecer, no recordaba nada de lo que había ocurrido tras la cena cena. Estaba arropado entre las sábanas.

Levante mi vista y me encontré los platos de la cena encima de la cómoda, seguramente me hubiese quedado dormido mientras acabamos de cenar.

Note a Erika tumbada junto a mi dándome la espalda. Me extrañe al ver que aun seguía con la ropa de ayer.

La di pequeños besos en el hombro y la rodee por detrás, con intención de despertarla. La acaricie la mejilla y la tenía excesivamente fría y húmeda.

Abrió poco a poco sus parpados mientras me colocaba delante de ella. La examine el rostro y tenía los ojos totalmente hinchados, rojos y cansados.

¿Erika? ¿Estas bien?

S-sí... —balbuceó—. He tenido una pesadilla, Valkyon, yo...

Antes de que pudiese continuar, se echo a llorar e instantáneamente la arrope en mi pecho. Su tez estaba helada.

¡Erika! —verla así me crispo los nervios—. ¡Tienes que contarme que mierda esta pasando!

Nada...

Yo... yo... ¡JODER! —perdí la calma y me levanté de golpe—. ¡Llevas días así! ¿CUANDO ME LO VAS A DECIR?

Valkyon... no me chilles susurro.

¡Como no te voy a chillar! grite aun más—. ¡Estoy preocupado por ti, no paro de pensar en si te ocurre algo!

Para...

Se hundió en la cama destrozada, me di cuenta de mi estupidez al haberla chillado y me acerque para volver a abrazarla, pero rechazo mi abrazo con la mano.

Probablemente no había pasado el tiempo suficiente para que ella me viese enfadado más veces, siempre me ha visto como un chico tranquilo y estaba seguro de que la había asustado.

Déjame sola, por favor.dijo volviéndome a dar la espalda

Pero...

Quiero estar sola. reafirmo.

Me resentí y salí del cuarto. En cuando cerré apoye la frente contra la puerta, y a los pocos segundos escuche unos sollozos de dentro y los sonidos del familiar de Erika consolándola.


𝓝𝓪𝓻𝓻𝓪 𝓔𝓻𝓲𝓴𝓪 

Tras unos minutos, sonó de nuevo la puerta. Me quede en silencio y tras insistir pregunte quien era. Me respondió el pequeño Chrome, así que me esforcé por levantarme y abrirle.

Supongo que tendría una cara horrible por que el se sorprendió al verme.

Mierda... suspiro—. Como se nota cuando tienes que encontrarte con él.

Estoy en la mierda, Chrome. No se que hacer.

Me senté en la cama y froté mi rostro.

Estúpida Faelienne [ELDARYA] Donde viven las historias. Descúbrelo ahora