Capítulo 10: "Callejones"

29 8 0

Al parecer las cosas estaban tomando un giro completamente diferente, y ahora tenían a una nueva compañera con ellos. Las explicaciones de su aparición, y además del cómo ingresó en el grupo, se expondrían ahora mismo. Tanto Alan como Talía tomaron asiento, pues así se les había indicado, además, la ajena a ellos también copió su acción, y empezó con la tan esperada charla.

Bien, como ya les había dicho, me llamo Dina, soy nueva aquí, y formé parte de la resistencia a la guerra alguna vez.

¿La resistencia a la guerra? ¿Existen cosas como esas sabiendo que se enfrentan a armas biológicas? preguntó Alan desconcertado.

Sí, sé por parte de Seitán que ustedes están en esto antes de que todo pasara, aunque también existen otros tres grupos aparte de ustedes, y yo soy parte del segundo.

Vaya, no me esperaba eso, pensé que éramos los únicos elegidos dijo con cierto tono de decepción la castaña.

No digas eso, en realidad es mejor no ser los únicos la regañó suavemente Alan.

Los otros grupos tienen asignados otros objetivos, que son luchar contra aquellos monstruos que han aparecidos. Ustedes son el único grupo que tiene como asignación purificar el planeta, aunque por lo que sé, no han avanzado nada en ello.

Es imposible avanzar debido a todo lo que ha ocurrido. Como puedes ver, nosotros somos los dos únicos que están en pie ahora le comunicó el pelinegro.

Sí, Seitán nos mantuvo al tanto y supo que algo como esto iba a pasar. Esas criaturas buscan a toda costa evitar que purifiquen el planeta, aunque su número no ha dejado de crecer desde los últimos días, y aún no sabemos de dónde vienen.

Quizás alguien las está creando se horrorizó la compañera del chico.

En realidad es así, pero aún no hemos encontrado al culpable.

Entiendo, ¿pero cómo terminaste aquí? otra vez le preguntó el muchacho.

Sí, lo siento, me fui por las ramas. Verán, yo era parte de ese cuerpo de resistencia. Sé que era imposible luchar contra el gobierno, pero aun así, a pesar de ser un grupo muy cerrado, queríamos paz, y especialmente queríamos salvar el mundo de su destrucción total. A pesar de eso, nuestros esfuerzos fueron en vano, mataron a algunos de nosotros con el simple hecho de oponernos a ellos. Y fue entonces que cayó una de las bombas cerca de nosotros, de ahí todo se volvió oscuro en ese momento, por lo que no sé qué pasó con el resto de mis compañeros, pero ahora tengo un nuevo clan que está encargado de enfrentar a esos salvajes animales. Los tres grupos están conformados por cinco integrantes, es decir, al igual que el suyo. Y creo que no hace falta aclarar que quien nos reclutó fue la señorita Seitán.

Es una larga y terrible historia, no me imagino cuando tiempo estuvieron luchando se lamentó el de ojos castaños.

Fue alrededor de dos meses, por lo que sé, ustedes estuvieron inconscientes durante todo ese tiempo.

¿Qué? dijeron al unísono.

Sí, ¿acaso ella no se los había dicho? les consultó confundida.

No, no nos había dicho nada, sólo nos explicó que había ocurrido algo terrible y que teníamos que ayudar a salvar al mundo, antes de hacer más preguntas, Abel aceptó como si fuera el cabecilla del grupo explicó Talía.

Deberían de ser más cuidadosos, de todas formas, es un inconveniente para nosotros que no hayan logrado purificar nada aún. Necesitan reagruparse y resolver ese problema ella se puso de pie, y probablemente, con la intensión de retirarse.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!