— Ella no puede volver al Palacio, debemos ir a ver a alguien más; debemos retomar el camino por el cual veníamos, Fluty.

— ¿Porqué? –preguntó confundido y horrorizado a la ves; luego, de un momento a otro su expresión cambió por completo y su rostro parecía tan disgustado que me dio un poco de miedo– ¿Acaso usted es una especie de secuestradora? ¡¿Usted ha secuestrado a nuestra futura Reina?! ¡Inaudito!.

— ¡No! –me apresuré a decir antes de que se enfadara cada ves más– Yo también soy una Princesa, mi nombre es Leila y soy la futura Reina de Twisted.

Le mostré mi anillo de compromiso para que me creyera pero al parecer el pequeño IronPook no era del todo un experto en identificar los minerales pertenecientes a cada Reino. Parece que no es consciente de nada que no suceda en su mundo... O parte de él.

— ¿Entonces qué es lo que usted está haciendo con ella? ¿Porqué no desea que vuelva con nuestro futuro Rey? ¡Espero que vuestra respuesta sea real y muy convincente! O de lo contrario acabará igual que ese desagradable y pestilente Subterráneo –me amenazó y no pude evitar temblar por el temor de que fuera a hacerme daño, no solo por mí sino también por los problemas que eso podría acarrear para todos...

— Y-yo soy la mejor a-amiga de la princesa Colder. Hubo un complot contra los Reyes en el Palacio por los Habitantes del bosque Prohibido e intentaron secuestrarla, es por eso que ese Subterráneo intentaba capturarnos; El Príncipe Harold me ordenó que mantuviera a salvo a la princesa lejos de aquí porque ella tiene una misión, una misión muy arriesgada para salvar vuestro Reino –dije. No era una mentira en su totalidad debido a que he oído un par de cosas al respecto, pero aún así creo que no lo he convencido del todo...

— ¿Complot contra la familia Real? ¿Desterrados y Subterráneos? Entonces es por eso que esas malditas bestias están en nuestro bosque –abrió sus brillantes ojitos negros aún más grades por la sorpresa de haberse dado cuenta que todo encajaba, y yo sentí un gran alivio por ello.

— Exacto. Tú ahora eres parte de esta importante misión y debes ayudarme a salvar y proteger a la Princesa. El futuro de Fired depende de nosotros ¿Entendiste?.

— Sí, Princesa mía –se paró firme y luego saltó junto a Colder para besar la gran piedra ardiente de su anillo de compromiso– Juro por mi Reino que la salvaré, mi señora; y moriré en el intento si hace falta.

— Excelente –me apresuré a decir mientras intentaba ponerme de pie pero al hacerlo quise gemir horrorizada, estuve a punto de caer de rodillas por la desagradable sorpresa de ver que mi vestido favorito estaba hecho pedazos totalmente estropeado, mojado y quemado por esos infernales HellFire. Ya veo a qué viene su nombre...

— Nos hemos alejado un poco del camino pero no se preocupe, porque gracias a RedLace la bella princesa de hielo podrá durar un poco más de lo previsto –sonrió y yo asentí levemente.

Estuve dispuesta a cargar nuevamente a Colder pero un desagradable y extraño malestar me perturbó. Un rugir en mi interior que provenía desde lo más profundo de mi vientre me dejó perpleja y horrorizada, pues nunca antes había sentido algo igual y siento que podría ser algo grave.

— Fluty, creo que algo de el lago a entrado en mí –gemí asustada– ¡Oh, chispas y relámpagos, creo que me está comiendo por dentro!.

— Oh, no Bella Princesa; usted tiene hambre –rió divertido y lo observé detenidamente extrañada.

— ¿Hambre? ¿A qué se debe? Nunca ante en mi vida había sentido esto –comencé a desesperarse, pues el dolor y la sensación era insoportable.

— El hambre se debe a la falta de alimento; usted debe comer algo para solucionar ese problema, pero el pequeño inconveniente es que yo no tengo nada que poder proveerle... ¿Usted alguna ves ha probado las semillas de arbustos venenosos?.

— ¿Qué? –exclamé horrorizada e inmediatamente me giré al percibir un extraño movimiento en el agua. Lenta y progresivamente la cabeza de un ser mágico y brillante comenzó a surgir del interior del lago, lo cual me dejó totalmente boquiabierta. Era una mujer (o por lo menos eso parecía), una mujer de piel rosada y brillante, como si esta estuviese hecha de cristal, y su vestimenta era roja como como la sangre; ella estaba cubierta por bellas piedras similares a las que se encontraban en el interior del lago y su rostro tenía unas facciones bastante similares a las del pequeño duende  ya que sus ojos también eran como un par de esferas negras y profundas...

— Chipset Flut, una Princesa no puede comer vallas venenosas como tú –la extraña mujer lo regañó de altura sorprendente y delgado físico, con una voz suave, agradable y melodiosa, como una dulce balada romántica. La envidio totalmente– Me alegra que haya podido recuperar la consciencia, Princesa forastera. Me presentaré ante usted.

Aquella mujer se inclinó levente ante mí mostrando así su calva cabeza brillante, la cuál cómodamente yo podría utilizar como espejo pero luego pensé que en realidad no deseo saber que tan deplorable luzco ahora exactamente...

— Mi nombre es RoceLace Rubrik Forez, la guardiana del lago de rubí –dijo y yo asentí elegante sin olvidar mis modales (a pesar de mi apariencia).

— El Placer es mío, Guardiana de lago. Agradezco mucho y de todo corazón el que usted haya salvado mi visa a pesar de haber tomado el terrible atrevimiento de irrumpir en la tranquilidad de vuestro territorio, pero mis razones son confiables...

— Lo sé, Princesa. He oído vuestras palabras y creo en cada una de ellas porque soy consiente de lo que está sucediendo en nuestro Mundo.

— ¿Lo sabías? –interrumpió Fluty un tanto disgustado con ella– ¿Y porqué no me lo dijiste? ¿Porqué nunca me enteré de ello?

— Porque tú ya posees demasiados problemas que tú mismo has acarreado con el tiempo por no haber prestado atención a advertencias durante variadas situaciones, querido amigo. No nos conviene discutir aquello ahora mismo... –cantó con su voz deliciosa y el pequeño bajó la mirada un poco apenado por ello...

¿A qué clase de problemas se refiere?.

— Fluty...

— Yo le voy a proveer el alimento necesario, Alteza –me interrumpió la guardiana para evitar que hiciera preguntas– Usted posee una misión muy importante, y necesitará las fuerzas suficiente para concretarla; por ello, las criaturas del bosque de Burnham y yo nos encargaremos de que nada pueda hacerle falta.

Unas pequeñas hadas (salamandras seguramente) diminutas de alas y vestimenta de piedras rojas como rubíes volaron hasta a mí, con un pequeño tacón de piedra brillante con agua y otro con un par de semillas silvestres que nunca antes había visto. Estaban tostadas.

— Agradezco mucho el detalle –dije sin poder resistir el deseo de beber agua desesperadamente. Jamás en mi vida había sentido tan desagradable sensación y deseo hacer que acabe inmediatamente...

— Fluty, eres responsable de escoltar a las Princesas al hogar de Weilburg ya que él es el único capaz de curar definitivamente a la Princesa de hielo –le ordenó y el pequeño IronPook asintió levemente obediente – Pero una ves que ella esté sana y salva tú deberás volver a tu castigo; no puedes acompañarlas. ¿He sido clara al respecto?.

— Sí, señora –respondió con sus orejitas de duende caídas debido a la tristeza que sentía al respecto, y yo no pude evitar sentir lástima por él; pero tampoco podía preguntar, sería muy entrometido e inoportuno de mi parte... Talvez luego pueda averiguarlo.

— Perfecto. Entonces... Nuevamente os deseo buena suerte en vuestro viaje para que podáis cumplir la misión de salvar nuestro mundo; poco a poco los Desterrados, Repudiados y Subterráneos comenzarán a atacarnos, así que mientras antes lo hagan, mejor. Estaremos eternamente agradecidos.

Silverlight. The Power of Lightning 1.5Donde viven las historias. Descúbrelo ahora