Setenta y uno

42 7 0

Me fuiste a visitar a mi casa.

Llevaste todo lo que me gustaba en ese momento.

Una sonrisa de disculpa teñía tu rostro.

Besaste mi frente cuando te recostaste en el sofá.

Perdóname. 

Tu voz salio como un susurro arrepentido.

Desde que me di cuenta que me engañaba debía terminar con ella.

Comencé a llorar, pero la felicidad me ganaba.

Terminaste con ella a pesar que no nos conocíamos demasiado.

Para el novio de mi mejor amigaWhere stories live. Discover now